Ciudad de México. La confianza del consumidor de México cayó en marzo a su menor nivel desde agosto de 2014, en cifras desestacionalizadas, ante una peor visión de los mexicanos sobre la situación actual y futura de sus hogares y del país, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Según la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor, el índice retrocedió 1.8 por ciento en marzo y se ubicó en 89.6 puntos, frente a los 91.3 puntos que había alcanzado en febrero. Esta cifra es la más baja desde los 89.5 puntos que se registraron en agosto de 2014.

Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), consideró preocupantes los resultados debido a que la confianza es un factor que contribuye, por una parte, al fortalecimiento de la inversión privada, que es la fuente principal de la creación de empleos, y, por otra, incide en las decisiones de consumo de los hogares.

El componente que mide la opinión sobre la situación económica actual de los integrantes del hogar frente a la que tenían hace 12 meses cayó 1.3 por ciento mensual; el rubro que mide la expectativa sobre dicha variable dentro de un año también descendió 1.3 por ciento.

La variable que evalúa la percepción de los consumidores acerca de la situación económica actual del país comparada con la que prevaleció hace un año retrocedió 1.5 por ciento mensual, en tanto que el indicador que capta la visión sobre la economía del país dentro de 12 meses frente al momento actual bajó 3.1 por ciento.

Para el especialista, el estado actual y futuro de la economía, empresas y hogares no anticipa una mejora importante en el ritmo de crecimiento para este año, lo que sugiere que a pesar de que las medidas de las autoridades apuntan en el sentido correcto, y no será hasta que se perciban resultados de bienestar generalizado cuando la confianza sea un factor de impulso a la inversión.