La confianza del consumidor de México subió en mayo desde su nivel más bajo en siete meses, apuntando a un fortalecimiento de la demanda interna en la segunda economía de América Latina.

El índice de confianza del consumidor desestacionalizado en México fue de 91,5 en mayo, un avance mensual del 0.46% frente al 91,1 de abril, según cifras revisadas al alza, dijo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en un reporte mensual.

En términos desestacionalizados, en el quinto mes de 2015 el indicador sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían 12 meses atrás tuvo un aumento mensual del 0,35%.

La medición de las expectativas de la situación económica de los hogares dentro de 12 meses, respecto a la actual, avanzó un 0,72% comparado con abril.

El componente que evalúa la percepción de los consumidores sobre la situación económica del país, comparada con la de hace 12 meses, avanzó en el mes un 0,96%.

El indicador sobre las posibilidades actuales de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables se elevó un 1,26% a tasa mensual.

En contraste, la variable que capta las expectativas sobre la condición económica del país dentro de un año respecto a la situación actual bajó un 0,07%, dijo el INEGI.

El índice no ajustado por estacionalidad fue de 92 puntos durante el mes, mostrando un alza del 1,4% frente a mayo del 2014.