Montevideo. Los uruguayos revirtieron una tendencia que había arrancado a comienzos de año. En octubre, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) detuvo, por primera vez, la caída que venía experimentando desde febrero de 2015. El ICC –elaborado por Equipos Consultores y el Departamento de Economía de la Universidad Católica del Uruguay– mejoró 5,3% en octubre respecto a setiembre.

De esa manera, se logró que el índice no ingrese en la zona de "atendible pesimismo". El informe señala, no obstante, que se trata de una "recuperación parcial", puesto que no se pudo revertir la caída pronunciada que se había observado en setiembre, que había alcanzado el 7%.

La recuperación que el ICC tuvo en octubre se explica por el aumento que mostraron los tres subíndices que lo componen: situación económica del país, situación económica personal y predisposición a la compra de bienes durables.

El desempeño de estos subíndices, sumado al que tuvieron los otros indicadores de confianza económica relevados, "podría estar dando señales de un comienzo de estabilización de la confianza económica", sostiene el informe dado a conocer.

Si esta hipótesis se confirmara, postula el trabajo, podría ser una muestra de que los agentes ya "internalizaron" los coletazos tanto de los shocks provenientes del exterior como los cambios a nivel doméstico. De ser así, y si no surgieran nuevos elementos que impactaran sobre las expectativas, "el ICC podría estar dejando de caer, y estabilizándose en una zona de pesimismo, en valores que en el promedio enero-octubre resultan 10,8% menores a los de igual periodo de 2014".

Pese a que el índice de Expectativas de Desempleo repuntó frente a setiembre (2,5%), de todas maneras en lo que va de 2015 ese índice es el segundo –detrás de Expectativas de Inflación– cuyo deterioro ha sido más pronunciado entre los otros indicadores de confianza que releva el trabajo.

Entre enero y octubre este dato trepó 14,7% respecto a igual periodo del año pasado, lo que refleja que el aumento del pesimismo sobre la situación económica del país se traslada a la expectativa de que en los próximos meses aumente la tasa de desempleo.

En el año móvil a octubre el incremento de ese índice fue de 47,8%, lo cual lo convierte en el indicador que tuvo mayor deterioro en los últimos 12 meses.

Ello, indica el informe, no escapa a la evolución que ha tenido el mercado de trabajo en Uruguay: en setiembre la tasa de desempleo se ubicó en 8%, cuando un año antes había estado en 6,4%.

Los consumidores con nivel terciario de educación fueron los primeros en ajustar a la baja sus expectativas. Asimismo, durante la mayor parte de 2015 se notó que a mayor cantidad de años de estudio, más pesimistas se mostraron los consumidores. También considerando los primeros 10 meses del año, el pesimismo es más alto a mayor nivel socio-económico. Si se distingue por género, entre enero-octubre los hombres se mostraron más pesimistas que las mujeres.

Durante octubre, los otros indicadores de confianza económica se mantuvieron estables. La variación más grande en el mes fue para Expectativas de ingreso, que tuvo una suba de 5,5%. El Índice de capacidad de ahorro, en tanto, mejoró 1,8% frente a setiembre. En la vereda de enfrente, la Preferencia por depositar en el país y por Depositar en moneda nacional cayeron 2% y 1,9% respectivamente, en un contexto de devaluación del peso.