El índice de confianza del consumidor, un indicador de la tendencia futura de los gastos en Estados Unidos, subió en el mes de agosto por encima de lo esperado, al ubicarse en 53,5 puntos desde los 51 tantos que registró en julio de este año.

El índice de expectativas del consumidor para la actividad económica en los próximos seis meses ascendió a 72,5, frente a los 67,5 de julio, el cual se había calculado previamente en 66,6.

"Las expectativas sobre las condiciones futuras para las empresas y el mercado laboral han mejorado en parte pero, en general, los consumidores permanecen inquietos sobre el futuro", afirmó Lynn Franco, directora del The Conference Board Consumer Research Center.

En el frente laboral, el porcentaje que considera que los empleos son "abundantes" fue del 3,8% en agosto frente al 4,4% en julio, mientras que el porcentaje de los consumidores que consideran que los empleos son "difíciles de obtener" se ubicó en agosto en el 45,7% frente al 45,1% del mes previo.

Las expectativas para el mercado laboral experimentaron cierta mejora. El porcentaje de consumidores que esperan más empleos en los próximos meses aumentó al 14,6% en agosto frente al 14,2% en julio, mientras que el porcentaje que espera menos empleos disminuyó desde el 20,9% al 19,4%.

Los consumidores, sin embargo, están preocupados por sus ingresos futuros, y sólo el 10,6% de ellos espera que sus ingresos aumenten en los próximos seis meses, mientras que el 16,1% espera que sus ingresos caigan.

Lynn Franco, directora del Conference Board Consumer Research Center, el organismo que realiza la medición, aseguró que "las preocupaciones por el desempleo siguen siendo un gran peso sobre la actitud de los consumidores".

El dato impulsó un alza en los mercados bursátiles estadounidenses que habían iniciado la jornada a la baja a pesar de otra información positiva como lo fue el alza de 1% en el índice de precios de las viviendas en Estados Unidos en junio de 2010.

Con información de El Mundo de Venezuela y Dow Jones.