La cámara de Diputados debatirá este miércoles el pedido del Poder Ejecutivo para ampliar el aporte de capital del país al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para mantener en un 10% la participación accionaria de la Argentina en el organismo.

El Ejecutivo giró al Congreso un pedido para aumentar la capitalización argentina en el BID por un monto total de Us$7.525 millones, en virtud de que la entidad de financiamiento regional incrementó recientemente su capital en US$70.000 millones.

Este aumento de capital implicará en los hechos un desembolso de dinero mínimo, según la fórmula aplicada por el BID, y le permitirá a la Argentina mantener su participación accionaria en 10%.

En términos concretos, "demandará un desembolso de sólo 183 millones de dólares y permitirá mantener la participación de la Argentina en el organismo multilateral en 10%" explicaron fuentes del Ministerio de Economía a Télam.

El secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, realizó el martes una presentación en el Congreso, donde explicó la importancia estratégica de mantener la participación accionaria de la Argentina en el BID, que desde el 2003 a la fecha, entregó al país unos 12.000 millones en dólares en préstamos que tuvieron un fuerte impacto en el crecimiento y el desarrollo.

El pedido argentino responde a la reciente capitalización adicional de 70.000 millones de dólares que aprobó el directorio del organismo multilateral, del cual la Argentina es miembro, y que necesita ser rubricada en los respectivos parlamentos de los países miembro.

De esos 70.000 millones, el aporte dinerario de los países será de sólo 1.700 millones de dólares, mientras que el resto será capital exigible pero no demandará desembolso de dinero inmediato.

Para la Argentina, se elevará la capitalización en 7.525 millones de dólares, tal como sostiene el artículo 1 de proyecto de ley, pero el aporte de capital desembolsado será de sólo 183 millones de dólares.

Las mismas fuentes precisaron que "para que la Argentina mantenga la misma participación accionaria, debe aportar unos 183 millones de dólares, a desembolsar en cinco años, lo que implicará un desembolso adicional de US$36 millones  anuales".

Este mayor aporte le permitirá al país mantener una aprobación de créditos anuales por parte del organismo, de entre 1.000 millones de dólares y 1200 millones de dólares, como lo viene haciendo la entidad desde el 2008, momento que el BID elevó el nivel de créditos a la región por la crisis, aún sin una mayor capitalización.