Santiago. Tras casi un mes de debate en ambas cámaras, el Congreso chileno aprobó este jueves el presupuesto de US$53.000 millones del gobierno para 2011, según informó Valor Futuro.

El presupuesto supera en un 5,5% al de este año y es el mayor en la historia del país.

Cuando presentó la propuesta de presupuesto al Congreso, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo que el país registraría un déficit estructural fiscal de un 1,8% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011. En términos reales, el déficit probablemente será de un 0,8% del PIB.

El gobierno chileno basa su presupuesto fiscal en la regla de superávit estructural, que considera los precios del cobre en el largo plazo y las tasas de crecimiento de tendencia del PIB.

El gasto social en 2011 crecerá un 14,9% en comparación con el presupuesto fiscal de 2010, mientras que se destinarán US$10.000 millones a gastos relacionados con la educación.

Parte de los gastos del próximo año apuntan a reconstruir áreas afectadas por el terremoto de 8,8 grados de magnitud que sacudió el país en febrero.