Washington. El Congreso de Estados Unidos aprobó este jueves la mayor reforma al sistema financiero desde la Gran Depresión, y envió el proyecto al presidente Barack Obama para su promulgación.

Con 60 votos a favor y 39 en contra, el Senado otorgó la aprobación final a la reestructuración, que endurece las regulaciones de toda la industria financiera, en un intento de evitar que se repita la crisis del 2007 al 2009.

La legislación, a la que se han opuesto los bancos, deja pocos sectores de la industria financiera sin cambios.

El texto fija nuevas reglas para los bancos, establece un nuevo procedimiento para el desmantelamiento de los prestamistas en problemas y crea una agencia gubernamental para regular los mercados hipotecario y de tarjetas de crédito.

La ley limita, además, el riesgo de las transacciones de los bancos, lo que puede limitar sus ganancias.

La votación en el Senado culmina más de un año de trabajo legislativo desde que Obama propuso la reforma, en junio del 2009. La Cámara de Representantes ya la había aprobado el mes pasado.

Los demócratas estaban ansiosos por mostrar a los votantes que controlaban a una industria que los arrastró a la recesión más grave en 70 años, en momentos en que los republicanos parecen encaminados a grandes ganancias en las elecciones legislativas de noviembre.

"Lamento que no podamos recuperar sus empleos, devolverles las casas ejecutadas o poner dinero en sus cuentas de jubilación", dijo el senador demócrata, Christopher Dodd, uno de los autores del proyecto. "Lo que podemos hacer es ver que nunca jamás pasemos por lo que este país ha pasado", añadió.

Junto a la reforma del sistema de salud, ahora los demócratas pueden mostrar dos esfuerzos de cambio aprobados que probablemente cambien a la sociedad estadounidense por generaciones.

La reforma ha conseguido pocos amigos para los demócratas en Wall Street, que ha comenzado a entregar más aportes de campaña a los republicanos.

Los mercados financieros no mostraron reacciones de importancia el jueves, tras la aprobación. Inversores dijeron que la ley ya estaba incorporada en los precios de las acciones bancarias.

Las acciones de los bancos, como el resto del mercado, han caído desde abril, presionadas por débiles cifras económicas en Estado

Fed saluda medida. En tanto, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, calificó el proyecto como un "paso bienvenido y de gran alcance para evitar una repetición de la reciente crisis financiera".

Agregó que fortalece la supervisión de las instituciones financieras y proporciona al gobierno una herramienta para cerrar en forma segura las firmas financieras con problemas. También destacó que crea un consejo interdepartamental para detectar e impedir amenazas emergentes al sistema financiero.

El proyecto también "fortalece la transparencia de la Reserva Federal a la vez que preserva la independencia política que es crucial para la política monetaria".