Washington. El Congreso de Estados Unidos se apresuraba este jueves para aprobar un masivo proyecto de ley de gasto y enviarlo al presidente Donald Trump para su promulgación antes del plazo de la medianoche de este viernes, cuando se produciría una paralización del gobierno, en una medida que podría impulsar el financiamiento de defensa hasta el 30 de septiembre.

La Cámara de Representantes planeaba debatir y votar la medida este jueves por la mañana. Si se aprueba allí, pese a la oposición de algunos conservadores que protestan por el devastador déficit, probablemente logre ser aprobado más fácilmente en el Senado.

La aprobación pondría fin a varios meses de intensas disputas entre los republicanos y los demócratas sobre las prioridades del gasto, lo que llevó a dos paralizaciones del gobierno a principios de este año.

También representaría un revés para Trump, cuyas propuestas de recortes severos a la Agencia de Protección Ambiental, al Departamento de Estado y a otras agencias federales podrían reducirse.

El proyecto de ley, que también excluye algunos de los pedidos de financiamiento de Trump relacionados con la inmigración, fue revelado a última hora del miércoles. Más temprano ese día, la Casa Blanca señaló que el mandatario firmaría la legislación si el Congreso se la enviaba.

Trump quería US$25.000 millones para financiar totalmente la construcción de su propuesto muro en la frontera de México con Estados Unidos, pero las negociaciones con los demócratas se derrumbaron este año, según asesores del Congreso.

En cambio, Trump obtendrá casi US$1.600 millones para seguridad fronteriza este año. Se contratarán más agentes fronterizos, pero no habrá un incremento significativo en oficiales de inmigración trabajando en el interior del país.

Trump dijo en Twitter el miércoles por la noche que el proyecto de financiamiento le permitirá comenzar a construir un muro en la frontera del sudoeste con México. "Obtuve US$1.600 millones para comenzar muro en frontera sureña, el resto vendrá", escribió.