Washington. Intentando ganar tiempo para superar un profundo estancamiento sobre el presupuesto de Estados Unidos, legisladores de alto rango alejaron este domingo la posibilidad de que haya una paralización de las actividades del gobierno.

Washington se quedará sin dinero este viernes y los servicios no esenciales se detendrán a menos que se tomen medidas. Una solución a corto plazo para ganar tiempo parecía cada vez más probable.

En medio de las preocupaciones por el daño a la frágil recuperación económica, el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, dijo que los legisladores tienen "una responsabilidad moral" de encarar el enorme déficit de presupuesto de Estados Unidos.

"Eso significa trabajar juntos para recortar los gastos del Gobierno, no paralizarlos" dijo en declaraciones entregadas a una convención de emisoras religiosas.

"Esto es muy simple: los estadounidenses quieren que el gobierno siga abierto, y quieren gastar menos dinero. No necesitamos paralizar el Gobierno para cumplir con eso," dijo Boehner.

El legislador dijo que la Cámara aprobará un proyecto de corto plazo que mantendrá funcionando al Gobierno con algunos recortes.