San Salvador. El Congreso de El Salvador autorizó este martes al gobierno de ese país la contratación de nueva deuda hasta por US$1.000 millones para financiar un plan de rescate económico para empresas afectadas por la emergencia del coronavirus.

Los fondos, que serán obtenidos a través de la emisión de bonos o contratación de préstamos, servirán para otorgar créditos al sector informal, para el subsidio de 50% del pago de salarios a empresas afectadas y créditos para capital de trabajo.

El 26 de marzo, los legisladores habían avalado al gobierno negociar deuda por US$2.000 millones adicionales para atender la emergencia por coronavirus, que ha dejado 587 infecciones y 13 personas fallecidas en el país centroamericano.

Los diputados también aprobaron una nueva ley que declara a todo el territorio como una "zona epidémica", sujeta a control sanitario, por lo cual todas las personas deberán permanecer en resguardo domiciliar y solo podrán salir en casos autorizados.

Los ciudadanos que incumplan la normativa, aprobada con 56 de los 84 votos posibles, podrán ser detenidos por los cuerpos de seguridad y ser trasladados a instalaciones sanitarias para que les practiquen evaluaciones médicas, y podría ser utilizada la fuerza si existe resistencia.