Tegucigalpa. El paquete de medidas fiscales que aprobó el congreso hondureño este domingo entregará al gobierno de Porfirio Lobo US$394,4 millones.

La discusión de las nuevas cargas impositivas, que se transmitió en vivo por el canal de la televisión estatal, se prolongó durante cuatro días.

Además del paquete de medidas, los parlamentarios respaldaron la declaración de emergencia financiera y fiscal, dijo El Heraldo.

Con la decisión se elevaron las cargas impositivas al consumo, producción y venta de cigarrillos, cervezas, bebidas alcohólicas y gaseosas.

También se gravó con altos impuestos la importación de vehículos de lujo, los pasajes aéreos de primera clase, las tasas del impuesto de la Aportación Solidaria que pagan las empresas en Honduras cuyas utilidades son mayores al millón de lempiras, que se unificó en relación al resto de países de la región.

Asimismo, se instauraron medidas para favorecer a la clase media y a los más pobres.

Se aprobó una desgravación arancelaria de la Aportación Solidaria Temporal con una tasa de 10% para los años 2010 y 2011; 6% en 2012; 5% en 2013; 4% en 2014 y 0% en 2015.

Con este impuesto se recaudará 1.200 millones de lempiras (US$62,27 millones).

En tanto, los ingresos de fuente hondureña obtenidos por personas naturales o jurídicas no residentes en el país pagarán un impuesto de 10%, que incluye renta de bienes inmuebles, sueldos y salarios, rentas, utilidades, regalías y otros. Por este ítem el fisco recibirá 250 millones de lempiras (US$12,97 millones).

Los parlamentarios eliminaron varias propuestas del gobierno, como el impuesto a la telefonía celular en servicios de prepago; a los autos usados; a los insumos agrícolas; a los servicios de energía eléctrica.

Además se mantuvo el llamado bono ochenta para los sectores más pobres.En materia energética, se fijó que pagarán el Impuesto Sobre Ventas del 12% todos los abonados residenciales con un consumo de energía eléctrica mensual mayor de 750 kw/h mensual