Lima. El Congreso peruano aprobó una profunda reforma a su sistema privado de pensiones, considerada la más importante en sus 19 años de existencia, con el fin de aumentar la cobertura de afiliados y reducir las comisiones que cobran las empresas que administran los fondos de previsión de los trabajadores.

La comisión permanente del Congreso aprobó el proyecto oficialista en su trámite final, con ligeros cambios del Legislativo, casi en la medianoche del miércoles y en una ajustada votación de 11 votos a favor, 10 en contra y una abstención.

El gobierno del presidente Ollanta Humala estimó que la reforma presentada permitirá aumentar la cobertura de afiliados en un 40% y reducir las comisiones que cobran las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en por lo menos un 30%..

El sistema de pensiones, operado por cuatro fondos que administran unos US$30.000 millones, es la fuente más importante de inversión en Perú, pero es criticado por expertos por sus altas tarifas y por cubrir sólo a un tercio de los trabajadores.

La reforma establece que los trabajadores independientes que ganan 1,5 veces la remuneración mínima vital, o unos 1.125 soles (US$424), deberán aportar de manera obligatoria al sistema privado de pensiones o al fondo nacional.

Asimismo, los trabajadores de microempresas, que ganen menos de una remuneración mínima y media, aportarán a la AFP a través de un bono del Gobierno, que inicialmente será del 7% del salario y con el tiempo se irá reduciendo hasta un 4 por ciento, según la normativa.

Sólo un 34% de los trabajadores con capacidad de ahorro en Perú participan en el sistema de pensiones, mientras que el resto no cuenta con ninguna protección para su vejez, de acuerdo al Gobierno.

La norma aprobada también contempla que la Superintendencia de Banca y Seguros de Perú licite cada dos años la administración de la cartera de nuevos afiliados a la AFP que ofrezca la menor comisión, para fomentar la competencia mediante el ingreso de nuevos actores al mercado.

"La competencia es un medio para garantizar bienestar a los consumidores. Aquí en Perú estamos pagando las comisiones más altas de la región y aquí las cuatro AFP se reparten el mercado en partes iguales, 25% cada una", dijo el presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor, Jaime Delgado.

Actualmente, los trabajadores incorporados a las AFP aportan un 10 por ciento de su salario bruto a sus fondos de pensiones y pagan, en promedio, un 2,5% de comisión. El Ejecutivo espera que la comisión se reduzca a la mitad.

La primera licitación de afiliados se realizará en diciembre de este año, según el proyecto.

La licitación de los nuevos afiliados fue el punto de la reforma más criticado por la asociación que agrupa a las AFP, debido a que la competencia giraría en torno a la comisión, no sobre la rentabilidad de los fondos.

El proyecto establece además que las comisiones -que actualmente se cobran del salario de los trabajadores- se carguen al mismo fondo recaudado, aunque esto se daría de manera progresiva para no afectar a los afiliados.

Entre otros puntos, la norma crea un nuevo fondo que deberán ofrecer las AFP sin exposición a riesgo para trabajadores cerca de la edad de jubilación y un ente conformado por afiliados que vele por la seguridad del dinero ahorrado.

Las AFP tienen depósitos equivalentes al 20% del Producto Interno Bruto (PIB) de Perú, cuya economía crecería este año cerca de un 6%, según estimaciones oficiales.