Ciudad de Panamá. El pasado martes se eligió al nuevo presidente de los Estados Unidos, un proceso en el que resultó ganador el candidato republicano y empresario Donald Trump, y al ser ese país el principal socio comercial de Centroamérica y Panamá se ha generado mucha expectativa en cuanto a los efectos en la economía.

La interrogante del efecto Trump en las economías es quizás mayor que en otras elecciones anteriores, se debe a la forma que el candidato planteo sus propuestas.  En el plano económico las propuestas clave de Trump en materia económica incluyen recortes de impuestos, renegociación de los acuerdos de libre comercio, menos apertura a la inmigración, desregulación de los negocios y un gasto mayor en infraestructura.  Trump estaría incentivando a las empresas estadounidenses a invertir dentro del país y desinentivando hacerlo fuera,

“El próximo cambio de gobierno en los Estados Unidos no debe conllevar un cambio drástico en la economía panameña. Inicialmente, habrá incertidumbre por los cambios drásticos que, como  candidato, ha presentado como sus propuestas” así le dijo el presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá Jorge García Icaza a ANPanamá, junto con agregar que ambos países mantienen buenas  relaciones diplomáticas, comerciales y de amistad que no deben afectarse.

En el caso del tema de apertura comercial, Garcia Icaza considera que Panamá importa en mayor medida de lo que exporta, por lo que el acuerdo comercial no presenta necesidad de ningún ajuste.

“Sin entrar en especulaciones, si la economía latinoamericana se afectara por alguna política del nuevo Presidente de Estados Unidos, probablemente habría un efecto en algunos rubros del país” aseguró el empresa.

Pero no solo la política directa hacia los países, también el propio desempeño de la economía estadounidense tiene un efecto directo en Centroamérica principalmente. Y ya algunas calificadoras de riesgo han reaccionado sobre el efecto Trump en las finanzas del país.
 
La calificadora de riesgo Fitch Rating dijo que la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales no tiene implicaciones a corto plazo para la calificación soberana ‘AAA’/Estable de Estados, aunque advirtió que  el impacto a mediano plazo de las políticas económicas y fiscales del presidente electo, de ser implementadas en su totalidad, serían negativas para la calidad crediticia de ese país.

“Hay incertidumbre sobre el detalle del programa del presidente Trump, hasta qué grado lo ejecutará y su capacidad para implementarlo. Esto último dependerá del nivel de cooperación entre el presidente y las mayorías Republicanas en la Cámara de Representantes y el Senado, y hasta qué punto los Demócratas podrían obstaculizar las medidas propuestas” dijo Fitch apenas un día después de ser elegido Trump.

También advirtieron que el impacto fiscal del plan de Trump sería negativo para la calidad crediticia del soberano en el mediano plazo ya que la reducción de impuestos por sí misma no puede generar el crecimiento suficiente para resarcir la pérdida de ingresos.