Sala de inversión. En una época con economías profundamente afectadas por la crisis mundial, la visita de la directora del Fondo Monetario Económico no puede pasar desapercibida. El importante rol que Christine Lagarde está jugando en la crisis europea, particularmente, la convierten en un referente para los países. En este marco, la visita a Chile de Lagarde estuvo apartada del sombrío panorama mundial. Por el contrario, la directora señaló que este país “es una de las naciones más estables y prósperas de Sudamérica. Ha gozado de un crecimiento vigoroso a lo largo de la última década”.

Además de tales elogios para la nación sudamericana, Lagarde recalcó que “los números de Chile son fantásticos, el mundo entero debiera estar envidioso de los números que tienen. Inflación controlada, baja tasa de desempleo, y bajas deudas. Sin embargo, muchos de ustedes están interesados en más calidad e igualdad”.

Fue en este marco que el Banco Central presentó su Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre y reveló sus proyecciones para 2013, que plantea un escenario macroeconómico importante que los ahorristas deben considerar en cuanto a las inversiones para el próximo año.

En ese sentido, el Instituto Emisor destaca el crecimiento de la economía chilena de un 5,5% en 2012, en línea con lo señalado por la titular FMI. Para el 2013, el rango de expansión del PIB estará entre 4,25% y 5,25%. Ambas proyecciones son más optimistas que las expresadas en el informe anterior del Banco Central (entre 4,75% y 5,25% para 2012 y entre 4% y 5% para 2013).

Respecto a la Tasa de Política Monetaria (TPM), que actualmente se encuentra en 5%, el central no dio señales de cambios en el corto plazo.

En cuanto a la inflación, se espera un nivel reducido del 1,6% y para diciembre de 2013 el índice de precios al consumidor alcanzaría 2,9%. Para el año 2014, el índice IPC debería fluctuar en torno al 3%.

En materia de tipo de cambio, el documento detalla que con el cambio nominal y las paridades de monedas vigentes, el tipo de cambio real se encuentra en la parte baja de los valores coherentes con sus fundamentos de largo plazo.

Sin embargo, esta situación podría cambiar en el mediano plazo debido al incremento en el déficit de cuenta corriente, cuya estimación para el final de este año será del 3,8% del PIB frente a un 3,2% previsto anteriormente. Para 2013, se espera que el déficit de la cuenta corriente podría llegar al 4,6%.

Pese a las palabras de aliento de Lagarde, la economía chilena está cerca de enfrentar algunos riesgos. Si la actividad interna sigue creciendo, se ampliaría el déficit de cuenta corriente con consecuencias directas sobre el tipo de cambio actual. Pero, según el Banco Central los principales riesgos internacionales vienen desde Europa, aunque el inminente ajuste fiscal de los Estados Unidos también podría repercutir en Chile.

Esa burbuja tan temida. En referencia a la situación inmobiliaria, mientras el Instituto Emisor recomienda tomar medidas para evitar el sobrecalentamiento de la industria y la posible creación de una burbuja de precios, los actores del sector reconocen que el aumento en los valores sólo corresponde al dinamismo del mercado.

De todos modos, los datos muestran que el endeudamiento de los hogares creció 7% en septiembre, momento en que el endeudamiento bancario había mostrado un crecimiento del 10,6%. Cabe remarcar que, en Chile, la compra de casas se realiza por lo general a través de créditos hipotecarios; es decir, deuda.

Respecto a la renta variable chilena, el índice IPSA ha rentado a la fecha 2,7% en doce meses, mientras que el índice general IGPA obtuvo un 4,1% en el mismo periodo.

A tan solo siete días para el final de 2012, los cambios nominales en la rentabilidad de los índices IPSA e IGPA tal vez no difieran demasiado a lo que tendremos al cierre de diciembre.

Estas son las principales referencias para tener un panorama de lo que vendrá para la economía de Chile en 2013. Probablemente, se requieran medidas más activas por parte del Banco Central cuando la economía comience a dar signos de sobrecalentamiento en algunas industrias. Hasta el momento, son señales de alerta para que los inversores puedan actuar con precaución ante cualquier cambio de escenario.

2182