Analistas de grupos financieros en México consideraron que un escenario global en donde las economías de países tanto emergentes, como desarrollados, están encontrando dificultades para su recuperación, el fortalecimiento del dólar y la política monetaria de Estados Unidos, podrían poner en “jaque” a la economía mexicana a lo largo del año que inicia.

Entrevistados por Excélsior, economistas de diferentes instituciones financieras consideraron que el mercado interno, afectado desde el año pasado por los cambios fiscales, así como un mayor gasto público serán clave para la economía nacional.

Además, los entrevistados destacaron que México cuenta con solidez macroeconómica, lo que aunado a los primeros efectos de las reformas estructurales que comenzarían a observarse a lo largo del 2015, podrían ayudarle a sortear el complicado escenario global para alcanzar un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) superior a tres por ciento.

5284
 

El desempeño de las variables financieras serán uno de los principales factores de riesgo que podrían propiciar una presión a la inflación a lo largo del año, particularmente por el tipo de cambio, dada la desaceleración de la economía mundial y el fortalecimiento del dólar frente a otras monedas, anticipó Sergio Kurczyn, director de Estudios Económicos de Banamex,

“Aunque estamos positivos sobre la inflación todavía, y pensamos que terminará el 2015 con 3.3 por ciento, sí vemos riesgos a la alza al pronóstico debido a las presiones al tipo de cambio”, detalló Sergio Kurczyn.
“Para 2015 vemos un mejor entorno en actividad productiva y un entorno más problemático en la parte de las variables financieras”, precisó.
Dijo que las buenas noticias es que se ve un crecimiento más vigoroso que lo observado en 2014, pues mientras durante el año pasado se creció alrededor de 2.2 por ciento del PIB, para este año se estima un aumento de 3.4 por ciento.

“Veremos una economía más robusta, más mercado interno en ventas y en consumo, bastante más de inversión, estamos pronosticando que aumente 6 por ciento en 2015 mientras que en 2014 habrá aumentado 2.4 por ciento”, detalló.
Resaltó que este crecimiento es bueno dado el bajo crecimiento que ha registrado la economía en los últimos años, pero es “claramente insuficiente” para las necesidades que existen en la población.

Además, el experto se mostró optimista porque en este año se comiencen a ver los primeros impactos de las reformas estructurales, lo que permitirá mantener la confianza de los inversionistas.


El entorno económico global será el principal factor de incertidumbre para la economía mexicana en este año debido al efecto de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, la recesión en Japón, la desaceleración en China y otros problemas como en Rusia y Grecia que harán que el entorno económico global siga siendo “bastante complicado”, consideró Mario Correa, director de Estudios Económicos de Grupo Financiero Scotiabank

“Hay un elevado nivel de incertidumbre respecto a la economía en el año que viene porque hay muchos factores que van a resultar determinantes y cuya evolución es muy difícil de predecir”, dijo el economista de la institución financiera.
El entrevistado comentó que México tiene una posición macroeconómica y financiera más sólida que muchos países, no sólo mercados emergentes, sino incluso desarrollados, con mejores niveles de deuda pública como proporción del PIB, una gran cantidad de reservas internacionales y un perfil de deuda favorable, entre otros factores.

De este modo, Scotiabank prevé que la economía mexicana aumente 3.3 por ciento en este año.

No obstante, Mario Correa insistió en que el entorno económico a escala mundial “luce muy complicado”, lo que representará retos sustanciales, como es el caso de la normalización de la política monetaria y el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y al mismo tiempo mantener un comportamiento ordenado en los mercados financieros internacionales.

“El problema es que estamos en terreno desconocido en temas de política económica, especialmente monetaria, por lo que la reacción de los mercados es altamente incierta y el riesgo de que las tasas de interés suban de manera demasiado rápida existe y podría incluso llegar a frenar la reactivación de Estados Unidos”, explicó.


Inseguridad y petroprecios. La disminución de los precios internacionales de la mezcla mexicana de petróleo, así como el incremento en los niveles de inseguridad y violencia, podrían representar un riesgo para el crecimiento económico de México en los próximos años, advirtió Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer.

El experto comentó que una débil recuperación de la economía de Estados Unidos podría hacer que el desempeño de México no sea tan dinámico.

No obstante, Carlos Serrano pronosticó que el PIB podría tener un crecimiento de 3.5 por ciento en 2015, luego de haber cerrado 2014 con un aumento de 2.1 por ciento.

“El desempeño económico de Estados Unidos podría no ser lo suficientemente robusto, pues se siguen reportando indicadores mixtos que generan cierta incertidumbre sobre su fortaleza económica”, detalló el entrevistado.
Precisó que aún cuando se materialice una recuperación sostenida en esa economía, en México tenemos el reto de aprovechar las ventajas que nos da la cercanía a Estados Unidos, acelerando los procesos de reducción de los costos de la energía eléctrica y generando políticas de encadenamiento productivo y de proveeduría integral a la cadena exportadora de nuestro país.

El economista de BBVA Bancomer explicó que otro tema que hay que tener en mente es que a pesar del aumento del gasto público en México todavía no hay signos claros de que el mayor monto de recursos ejercidos tenga un impacto dinamizador sobre la economía.

Confianza en el sector exportador. Grupo Financiero Ve por Más consideró que el principal riesgo que enfrentará la economía mexicana en este año será que el consumo privado no logre repuntar ni el gasto de gobierno en infraestructura, como ocurrió en 2014, por lo que el desempeño estará apoyando más bien en el sector exportador.

Descartó que para el próximo año tenga un impacto relevante en las finanzas públicas la caída en el precio del petróleo, sobre todo porque se cuentan con coberturas para los ingresos petroleros. Por el contrario, dijo, se espera una mayor recaudación por la parte del IEPS en gasolinas.

“Por esta parte, tanto por una mayor cotización del dólar, probablemente los ingresos fiscales no se vean afectados en 2015, y quizá el mayor riesgo sea para los años consecuentes de seguirse observando cotizaciones tan bajas en el precio del petróleo”, consideró Isaac Velasco, gerente de Análisis Económico de Grupo Financiero Ve por Más.


Además, comentó que un tipo de cambio alto como el que se vio hacia el cierre del 2014, donde el dólar rebasó los 15 pesos por dólar, podría incluso beneficiar a algunos sectores estratégicos para la economía, más que perjudicarlos, como es el caso de exportaciones de mercancías y el turismo.

Grupo Financiero Ve por Más estima que la economía en 2015 podrá crecer alrededor de 3.5 por ciento, apoyada particularmente por sectores clave como el automotriz y otros relacionados con éste como la industria del plástico y textil.

Asimismo, mencionó que se estima que habrá una recuperación del consumo privado, pero ésta no será al mismo ritmo que el reportado en los últimos cinco años.

El economista dijo que en el sector de la construcción se espera una mejoría, aunque con cautela, dado que en 2013, como en 2014 no hubo una implementación del Plan Nacional de Infraestructura y por lo tanto se espera que haya mayor gasto público.

“Esperamos que el impulso mayor para la economía mexicana lo esté dando nuevamente las exportaciones de manufacturas”, detalló Velasco.