Por primera vez el ministro mejor evaluado, el primus inter pares de la hacienda pública latinoamericana, no es ni un chileno ni un brasileño. Una sorpresa saludable, que da cuenta de cómo la buena gestión financiera y económica de una nación ya no es privilegio de unos pocos.

Un gran logro, ya que se ha dicho que administrar la hacienda pública en A. Latina es un desafío distinto al de hace una década. Los problemas de cuenta corriente, la volatilidad cambiaria y la inflación son pesadillas que, tocamos madera, no se vislumbran en el horizonte de este 2012 que comienza cargado de señales contradictorias, vientos de protestas e inestabilidad en el Medio Oriente, una elección ideologizada en Estados Unidos y una Europa que vive lo impensable, una crisis bancaria, financiera y de confianza en sus propias instituciones.

El segundo lugar correspondió al uruguayo Fernando Lorenzo, un socialdemócrata de formación francesa, prueba de que la buena gestión no es una cuestión ideológica sino de capacidades, visión estratégica y correcta alineación con los objetivos políticos de cada nación.

Pero ¿quién es el flamante ganador de este ránking 2012?

Lo invitamos a develar el misterio pinchando aquí para entrar a un mini sitio con toda la información de AméricaEconomía Intelligence.