El día en que Standard & Poor’s redujo la clasificación de riesgo de Estados Unidos, el pasado viernes 5 de agosto, se inició una histeria en los mercados bursátiles de todo el mundo.

Los índices que registran los movimientos de precios de los mercados de capitales del globo se movieron como en una frenética montaña rusa durante las dos semanas que le siguieron, expresando la incertidumbre sobre lo que la situación de EE.UU. y la de Europa.

En América Latina, las dos bolsas que más se movieron de arriba abajo fueron la de Chile y la Brasil, con una varianza de 11,9% y 13,3% respectivamente.

No obstante, fueron estas dos bolsas las que más rentaron en los diez días que siguieron al anuncio de la calificadora de riesgo.

Chile, con 1,6%, y Brasil, con 0,3%, fueron las únicas de las seis mayores bolsas de América Latina que terminaron con resultados positivos. Mayor histeria no siempre implica peores resultados.

Varianza principal índice bursátil, mayores bolsas de América Latina:

616

617