Inversor Global Chile. “Estoy comprando acciones en el mercado de China, Japón, Rusia y en países asiáticos en general”.

Así lo dio a conocer el veterano inversionista Jim Rogers, presidente de Rogers Holdings y cofundador junto a George Soros del prestigioso fondo Quantum, en una entrevista publicada por Market Watch.

Es así que el gurú sigue apostando por su filosofía de inversión de valor de ir “contra de la corriente” en el mercado financiero.

“¿Por qué invertir en acciones caras de empresas de los Estados Unidos que todo el mundo quiere, cuando se puede invertir en activos baratos y rechazados como los de Rusia?”

Y es que a Rogers siempre le han gustado los subestimados. Mientras más el mercado los rechaza o menor atención les presta, más atractivos se vuelven para él. En particular, opina que:

*Japón. Destacó que el primer ministro Shinzo Abe está tomando medidas que contribuirán con el alza del mercado accionario, como acelerar la  dinámica de impresión monetaria y reducir los impuestos vinculados a las operaciones comerciales en Bolsa, lo que en el corto plazo traerá beneficios para los inversores, aún cuando a futuro se traducirá en consecuencias negativas para el país.

*China. Aún cuando las masas advierten sobre una posible burbuja en el contexto financiero de la nación, a causa de las pronunciadas alzas registradas en períodos recientes por sus principales índices, Rogers dijo que todavía queda mucho camino por recorrer antes de que se produzca un eventual quiebre. Por ende, planea mantener posiciones en activos chinos por un tiempo más y reducir esta exposición, una vez que el mercado comience a hacer efervescencia.

*Oro. Rogers sugiere esperar un poco más para reforzar posiciones en oro, ya que considera que el metal se encuentra en una etapa de corrección totalmente normal y se depreciará aún más. Así, en el momento en que éste se valorice cerca o por debajo de US$1.000, usted debe ser lo suficientemente listo para invertir en el commodity.

[[wysiwyg_imageupload:7116:]]

¿Y quién es Rogers? A sus 37 años ya había amasado una fortuna suficiente como para despreocuparse de su situación económica de por vida. Y eso fue lo que hizo.

Aunque siguió invirtiendo, se dedicó casi por completo a cumplir su sueño de recorrer el mundo -primero en moto, luego en un auto especialmente diseñado-, hazaña que lo hizo entrar en el Libro Guinness de récords en dos oportunidades.

Experto en viajes e inversión, publicó varios libros que unen ambos temas. Dictó clases en la universidad, participó de programas de televisión y hasta creó un fondo de inversión con su nombre, el Rogers International Commodities Index (RICI).

En pocas palabras, no se privó de nada.

Pero la fortuna de Rogers se forjó en base a otro fondo, el que creó con el gurú de las finanzas George Soros en los años 70. Jim y George se conocieron trabajando como operadores en Arnhold and S. Bleichroeder y juntos iniciaron fundó el Quantum Fund. El naciente fondo en diez años logró un incremento de 4.200% en sus ganancias, mientras que el índice S&P avanzaba, en el mismo periodo, 47%.

Como habrás notado, Rogers es de aquellos que empezaron desde cero. Todo un self made man, se inició en los "negocios" cuando tenía cinco años, vendiendo maní y recolectando botellas que la gente tiraba en los partidos de béisbol y otros encuentros deportivos.

Hoy, su fortuna es de miles de millones, pero reniega de la ostentación, un aprendizaje que heredó de su familia.