Sala de Inversión Los datos matemáticos y financieros siempre son indicadores que los analistas utilizan al momento de evaluar oportunidades deinversión. Sin embargo también hay datos cualitativos sobre la calidad de un negocio que también pueden brindar información muy valiosa.

Primero hay que tener en cuenta que las variables cuantitativas, como la tasa de crecimiento de una empresa o sus niveles de rentabilidad, siempre dependen en el fondo de cuestiones cualitativas como su modelo de negocios, sus oportunidades de expansión o sus ventajas competitivas.

Cuando sus niveles de expansión logran superar al promedio en base a una tecnología innovadora, es importante analizar la sustentabilidad de esas cifras en el tiempo para evaluar si conviene o no comprar sus acciones.

Si la oportunidad de mercado se agota o si la competencia gana participación de mercado erosionando sus tasas de crecimiento, es de esperar que se produzca un ajuste considerable en el precio del activo.

Por lo tanto, proyectar automáticamente los niveles de expansión pasados hacia el futuro, suele ser uno de los errores más costosos que cometen los inversores al centrarse en un análisis puramente cuantitativo.

En el mismo sentido, los márgenes de rentabilidad elevados suelen atraer a la competencia, por lo que es fundamental evaluar si la empresa tiene ventajas sólidas como para sostenerlos en caso de que sus rivales de menor costo intenten erosionar su posición de mercado ofreciendo alternativas de precio más bajas.

Entender su modelo de negocios ayuda a tener una mirada más profunda y precisa sobre sus ratios financieros. Cuando un negocio de consumo opera en un segmento premium, es muy importante analizar variables como el margen bruto de ganancias, ya que indica si los consumidores están o no dispuestos a pagar valores más altos.

En cambio, las firmas que buscan consolidarse como líderes en precios bajos muchas veces obtendrán márgenes de ganancia por unidad menores al promedio. Su foco está puesto en reducir los costos lo máximo posible, pero en lugar de incrementar sus márgenes de beneficios cuando éstos bajan, suelen trasladarlos a los precios.

En este tipo de estrategia de negocios, hay que seguir de cerca variables como la evolución de las ventas y la rotación de los activos. Si gana poco dinero por unidad, necesita vender grandes cantidades para generar diferencias sobre el capital invertido.

El management es otro aspecto cualitativo importante. En algún punto, es un tema complejo que implica cierto grado de subjetividad, aunque pueden establecerse algunos parámetros importantes a tener en cuenta.

Como primera medida, la experiencia del CEO y el resto del equipo directivo puede decir mucho sobre la calidad de su liderazgo. Los directivos que pasan años o décadas en una empresa en muchos casos han demostrado su capacidad para llevar por el buen camino, y su experiencia puede ser una ventaja importante.

Por otro lado, cuando una compañía contrata a un nuevo titular que viene de afuera, puede ser un arma de doble filo. Muchas veces, la renovación puede tener un impacto positivo al generar mejoras en las expectativas y una cultura organizacional más efectiva, pero las transiciones no suelen ser sencillas ni estar excentas de riesgo.

Por eso, cuando esto ocurre suele reflejar que las cosas no están yendo por el buen camino y que se considera necesario un cambio de rumbo.

En estos casos, es importante diferenciar es la medida adecuada o si, por el contrario, la empresa enfrenta dificultades fundamentales de tipo permanente que van más allá de su equipo directivo.

En general puede resultar muy valioso analizar las declaraciones del management en eventos como las conferencias de prensa posteriores a los reportes de resultado de la compañía. Si parecen demasiado enfocadas en promocionar los aspectos positivos del negocio sin reconocer debilidades o falencias, es una mala señal sobre sus niveles de compromiso y honestidad.

Cuando su CEO está seguro de que está haciendo su trabajo en forma correcta, suele mostrarse más abierto a aceptar los desafíos que enfrenta el negocio y a tener una mirada flexibile sobre diferentes escenarios y posibilidades.