Sala de Inversión. Warren Buffett se caracteriza por ser un inversionista agresivo. Cuando todos mantienen la billetera bien cerrada, el y su holding Berkshire Hathaway arrasa e ingresa a paso avasallador donde nadie quiere ir. De hecho lo acaba de hacer, al comprar la compañia Heinz en cerca de US$28.000M.

Esta operación parece marcar una tendencia hacia nuevas estrategias de gestión de capital por parte de Buffett. Un factor importante de tal operación es que no va a adquirir el 100% del capital como suele hacer, sino que se va a quedar con un 50% mientras que el resto estará en manos de 3G Capital, grupo brasileño, que se hará cargo de la gestión del negocio.

Hay que recordar que su nuevo socio ha mostrado una sólida experiencia en el manejo de negocios de consumo a escala global, una primera conclusión podría ser que Buffett considera que puede añadirse valor a Heinz mediante una gestión más eficiente de la compañía.

Reducción de costes, expansión geográfica y añadir nuevas marcas y productos a la red de distribución son algunas de las principales vías para aumentar la rentabilidad de la empresa.

Además de US$4.000 millones en acciones ordinarias, Berkshire Hathaway está comprando US$8.000 millones extra en preferentes con un dividendo del 9% anualizado, una tasa que resulta atractiva en un escenario en el que los tipos están bajos en todo el mundo.

La compañía de Warren Buffett tiene acceso a una financiación a muy bajo coste por los flujos de fondo que recibe en sus negocios de seguro, lo que supone que esta rentabilidad es mucho más atractiva ya que representa un fuerte spread por sobre lo que paga para obtener el dinero.

Las acciones preferentes, además, parecen tener un sentido estratégico en este negocio ya que va a recibir aproximadamente US$720 millones anuales en dividendos, una suma considerable de los flujos anuales de caja que genera Heinz. En los últimos años ha obtenido entre 800 y 1000 millones.

Tal como está planteada la operación, Berkshire Hathaway se hace acreedor de una gran parte del dinero que produce la empresa y, por consiguiente, 3G Capital deberá aumentarlo si quiere tener un retorno atractivo sobre su inversión.

Buffett es un ferviente creyente en el poder de los incentivos a la hora de conseguir los resultados desaseados y, en este caso, parece haberse asegurado de que sus socios los tengan para esforzarse en su tarea.

Berkshire Hathaway se hizo, además, acreedor a warrants, derechos de compras de acciones, en esta operación. No se sabe aún la cantidad de acciones ni el precio incluido en ellos, pero a juzgar por las últimas operaciones similares no se puede descartar que consiga un beneficio considerable.

Durante la crisis de 2009, Buffett compró acciones preferentes con warrants incluidos de General Electric, Goldman Sachs y Bank of America En los tres casos, resultaron muy rentables, ya que el precio de adquisición que establecen estos derivados fue menor al valor actual que tienen en el mercado.

Las transacciones anteriores se realizaron en medio de una coyuntura particular, por lo tanto, resulta poco probable que haya conseguido términos igual de favorables en esta operación. Aunque, con su habilidad negociadora y el valor de poner su nombre en respaldo de una transacción, resultaría bastante probable que sean una fuente adicional de rentabilidad para Berkshire Hathaway en el futuro.

La adquisición de Heinz analizada en forma conjunta con otros negocios de este estilo en los últimos años, parece estar mostrando un nuevo rumbo en lo que hace a la estrategia de Buffett.

En estos casos, lo importante no es sólo la empresa en cuestión o el precio de entrada, sino que las condiciones puntuales en las cuales accede resultan alentadoras en términos de riesgo y rentabilidad.

Las acciones de Berkshire Hathaway cotizan a una relación precio/valor libros de 1,30 por lo que muestran una valoración moderada en relación con sus activos. Por eso, el precio objetivo para sus acciones es de US$115 frente a los US$101,20 en los que se encuentran actualmente y se recomienda la colocación de stop loss por debajo de los 95.