Para México lo mejor está por llegar pues factores como su competitividad, el tamaño de su población y su bono demográfico lo colocan como una de las economías más atractivas a nivel mundial, y eso es algo que no va a cambiar con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), consideró José Antonio Álvarez Álvarez, consejero delegado de Banco Santander.

En entrevista con Excélsior durante su visita al país, aseguró que México y su principal socio comercial están a punto de establecer “nuevas reglas del juego”, pero no hay forma en la que pueda pensarse que esto signifique el rompimiento de su relación, ni que sólo una de las dos partes pueda tener absoluta ventaja.

Yo no creo que el NAFTA vaya a ser una negociación del todo o nada como al principio parecía ser, las cadenas de producción americanas y mexicanas están muy integradas. Es difícil pensar en un escenario donde se llegaran a romper las cadenas de producción que están integradas (...) No veo esto de una manera unilateral en la que alguien, en este caso Estados Unidos, eleve las barreras comerciales de una forma en la que no se golpee a sí mismo. Esto no es posible cuando tienes cadenas de producción integradas”, explicó.

El consejero delegado, quien ocupa este cargo desde el 2015, resaltó que desde la perspectiva de Santander, “lo mejor está por llegar”, pues la competitividad de México sigue estando ahí, la relación con Estados Unidos va a seguir siendo muy importante y la necesidad de entendimiento es mutuo y no unilateral”.

Los países tienen fases de desarrollo en las que coinciden varios factores. factores de competitividad interna y demográficos. México tiene esos factores de competitividad internos muy fuertes y una demografía muy favorable”, insistió.

Dos ventajas. Para José Antonio Álvarez no hay razones para tener una visión catastrofista sobre el periodo de incertidumbre por el que atraviesa México y no hay porque hablar en pasado de las oportunidades que tiene la economía mexicana en términos de su potencial de crecimiento.

México tiene dos atractivos: su mercado interior, de 120 millones de potenciales consumidores por lo que en sí mismo no se menosprecia su capacidad de consumo; así que México va a seguir teniendo un atractivo alto para empresas cuyo objetivo sea el mercado interno”, precisó.

Detalló que las reformas estructurales han sido un paso importante para el país, pero es un hecho que su impacto no será en el corto plazo.

Conozco empresarios españoles que tienen inversiones en México y que consideran que el país es  competitivo, no sólo porque pueden exportar a Estados Unidos, sino por sus ventajas globales. Así que a mí no me cabe duda que el mercado mexicano seguirá atrayendo empresas que quieran exportar no sólo a Estados Unidos, sino a otros sitios del mundo. La competitividad no sólo es un factor que impacta a tus vecinos, sino a tus capacidades de producción”, reiteró.

Consideró que en tanto no se determine el marco sobre el cual se negociará el TLCAN, continuará la incertidumbre que ha afectado a las variables macroeconómicas del país.

Reconoció que ante una situación impredecible como ésta, el gobierno ha hecho lo correcto al tratar de ver cómo se negocia en este entorno y se mostró confiado en que esto no retrasará el despegue de la economía mexicana.

Lo más importante, lo que detiene es la incertidumbre y la falta de confianza, en este caso no hay falta de confianza es sólo incertidumbre, pero en el momento en el que se fije el marco de negociación, gran parte de esta incertidumbre desaparece”, concluyó.

Plan de inversión. En medio de este escenario, José Antonio Álvarez Álvarez,  dijo que no hay ninguna razón para “desilusionarse” de México y por el contrario, el grupo español que preside Ana Botín, realiza en el país la mayor de las inversiones.

Estamos invirtiendo muy fuerte en México, más que nunca. Tenemos un plan de muy fuerte porque creemos que el mercado nos va a ofrecer grandes oportunidades por la competitividad de su economía, el grado de desarrollo y su demografía. Por eso yo ahí no creo que cualquier tiempo pasado haya sido mejor, lo mejor está por venir para México y por eso estamos invirtiendo, porque queremos capturar esas oportunidades que hay y que va a haber”, reiteró.

En diciembre pasado Santander anunció una inversión de 15,000 millones de pesos en el país por los próximos tres años.

Estos recursos, se destinarán a la consolidación del proyecto en México, con la modernización general de la red de canales y para mejora de sistemas e infraestructura, así como para apuntalar proyectos estratégicos.

La franquicia mexicana para Santander sigue siendo atractiva y de hecho estamos invirtiendo mucho. México ofrece una de las mejores oportunidades de crecimiento de los mercados en los que estamos”, dijo.

México aporta entre 8 y 9% de los ingresos totales del grupo y la perspectiva es que aumente año con año, pues de hecho, el desempeño de la franquicia en México supera los resultados que se muestran en otros lugares como la propia España e incluso Polonia que también es un país emergente.

Aunado a esto, recordó que México tiene un nivel de endeudamiento del sector privado muy por debajo de la media de los países a nivel mundial y por lo tanto, las oportunidades de crecimiento “son enormes”.

Si comparo el endeudamiento del sector privado con respecto a Chile y Brasil es la mitad, por eso el número de clientes de la industria financiera en México seguirá creciendo de una manera muy notable. Por ejemplo, en España 99.8 por ciento de la población tiene una cuenta, en México 55 o 60 por ciento, es una cifra con potencial de crecimiento muy alta”, explicó.

Agregó que la estabilidad financiera da la posibilidad de tomar un crédito de largo plazo, a tasas razonables, lo que ha permitido crecer la cartera a un ritmo de entre 13% y 14%, mientras que en mercados maduros, este nivel es de apenas dos o tres por ciento.