El martes 17 de octubre finalizó la cuarta ronda de renegociación del TLCAN, donde entró a discusión una parte de los temas definitorios tanto para el comercio mexicano como para la relación comercial trilateral: i) las reglas de origen para el sector automotriz y el sector agrícola, ii) el capítulo laboral donde se incluyen los salarios y compensaciones, y iii) el capítulo de mecanismos de resolución de controversias.

Con respecto a las reglas de origen, HR Ratings, enfatiza que "Estados Unidos busca dimitir la exportación de frutas y hortalizas mexicanas por estacionalidad". En 2016, estos productos representaron el 3,5% del valor total de las exportaciones de bienes de México. De llevarse a cabo, los productores agrícolas se verían negativamente afectados pues tendrían que disminuir su producción o mantener un exceso de oferta, en cuyo caso el precio de estos productos se vería reducido.

En cuanto a las reglas de origen del sector automotriz, la firma señala que "México y Canadá buscan que se mantenga un contenido regional de 62,5% entre los tres países para estar exentos del pago de aranceles, mientras que Estados Unidos busca imponer un 85%, asegurando que el 50% de este sea contenido puramente estadounidense". La postura de México y Canadá se basa en que el aumento del contenido regional incrementaría los costos de producción e incentivaría a los productores a operar fuera del acuerdo pagando el arancel de 2.5% establecido por EUA. De llevarse a cabo la propuesta de EUA, se tendrían que sustituir las importaciones de otros países fuera del tratado que actualmente complementan la producción automotriz, por una mayor producción regional.

Relativo al capítulo laboral, Estados Unidos y Canadá han confirmado su postura a favor del incremento salarial en México; sin embargo, México ha declarado que este tema en particular está fuera de la mesa de negociación. Los 3 países acordaron que la sexta ronda de negociación se llevará a cabo durante el primer trimestre de 2018.