Es cierto que Iberoamérica y América Latina han perdido fuerza, ya lo informó este martes el FMI al reducir las perspectivas de crecimiento para la región a apenas 0,9% para este año, para repuntar a 2,2% en 2016. Según los expertos ello se explica por la caída en los precios de los commodities debido a una menor demanda externa y al deterioro en los términos de intercambio.

Así las cosas, en el informe sobre el Panorama de Inversión Extranjera en Iberoamérica del IE para el presente ejercicio, destaca un menor optimismo respecto a ediciones anteriores sobre la región como destino de inversiones y fuente de beneficios.

[[wysiwyg_imageupload:5613:]]

 

Si en 2013, con la crisis económica española y europea en su máxima profundidad, el 81% de las grandes empresas españolas encuestadas (aquellas que facturan más de 500 millones) pensaban que en un plazo de tres años los mercados de esa región serían más importantes para su negocios que el propio mercado español, la cifra ha caído en esta edición al 55% (el año pasado ya fue del 74%).

[[wysiwyg_imageupload:5614:]]

Sin embargo a pesar de esto, muchas multinacionales españolas, especialmente las que llegaron en la década de los 90, ya generan más negocio en Iberoamérica que en su mercado doméstico. La rebaja de las expectativas que, quizás, sea mucho más acertada y cercana a la realidad tras unos años en los que la región creció a pasos agigantados, y que se debe en parte a la desaceleración que en 2014 y 2015 ha sufrido la región, pero también por la mejora de expectativas en otras regiones como EE.UU./Canadá, África o la propia Europa, que vuelven a verse como mercado interesante donde invertir.

[[wysiwyg_imageupload:5615:]]

Que pasa con las Pymes.Pese a lo anterior, para Juan Carlos Martínez Lázaro, académico de Economía de IE Business School, la principal conclusión del Informe de este año es que, una vez más, Iberoamérica seguirá siendo un destino preferencial para las empresas españolas a la hora invertir, puesto que un 74% de las encuestadas tiene previsto aumentarlas durante 2015, frente a un 6% que piensa reducirlas y un a 22% que cree que las mantendrá inalterables. Si en el conjunto de las empresas españolas ya es alto el porcentaje de aquellas que tienen previsto incrementar su posición inversora, éste llega al 80% cuando está referido solo a las pymes, lo que pone de manifiesto el interés creciente de las mismas por consolidar su proceso de internacionalización en Iberoamérica.

Países. Según el experto aunque en su conjunto no se perciba un especial deterioro de la actividad económica en la región, al desglosarlo por países, sí que se observan diferencias importantes entre ellos.

Perú y Colombia serán en 2015 los países en los que la situación económica será mejor, seguidos de México y Panamá. Brasil, en cambio, tendrá un desempeño más limitado y, como siempre, será en Argentina y Venezuela donde la economía sufra en mayor deterioro, en sintonía con todas las previsiones que se vienen publicando en los últimos tiempos.

México y Brasil vuelven a ser, de forma destacada, los países en los que hay instaladas un mayor número de empresas españolas, seguidos de Colombia, Argentina, Chile y Perú, en sintonía con lo que ocurría en años anteriores. Pero resulta destacable que haya más pymes instaladas en Perú y Colombia que en Brasil, probablemente debido a que para una pyme es más fácil abordar estos dos últimos mercados que el gigantesco mercado brasileño.

Para Martínez, México, Colombia, Perú, Brasil y Uruguay serán los mercados en los que aumentará la inversión española en la región en 2015, junto con Cuba, supuestamente por las oportunidades que se abren en la isla tras el deshielo de las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington.

En el resto de los principales países de la región las empresas apuestan por mantener sus posiciones en 2015, excepto en Venezuela, donde claramente intentarán reducirlas en la medida en que les sea posible.

[[wysiwyg_imageupload:5616:]]

Para el experto de IE, el atractivo de sus mercados internos vuelve a ser la principal ventaja competitiva que ofrecen las economías de la región a las empresas españolas, en prácticamente todos los países debido al incremento de la renta y al aumento del consumo que se viene produciendo en los últimos años por el crecimiento de las clases medias.

Desde el punto negativo, el riesgo de desaceleración económica y los problemas de tipo de cambio se sitúan como los principales riesgos para las inversiones, por delante de la inseguridad jurídica o ciudadana, que eran los problemas que se identificaban como más importantes el año pasado.

[[wysiwyg_imageupload:5617:]]

Conclusión. Iberoamérica sigue siendo la zona del mundo preferida por las empresas españolas para internacionalizarse, aunque no la única, a tenor del interés que despiertan otras zonas del planeta como Norteamérica y el resto de Europa.

En 2015, la inversión española volverá a crecer en Iberoamérica, aunque diferenciando mucho entre los diferentes países, debido a la situación económica y sociopolítica de cada uno de ellos.

Otro aspecto a destacar es que el compromiso con la región ya no es solo patrimonio de las grandes multinacionales españolas, sino que cada vez serán más pequeñas y medianas compañías españolas instaladas en los mercados iberoamericanos.