Sala de Inversión.  La semana pasada, el jueves específicamente el cambio dólar/peso mexicano tocó niveles máximos, anticipándose a la jugada del Bánxico donde redujo la tasa de referencia.

Sin embargo y contra todo pronóstico, el peso cerró el viernes, ya con la noticia confirmada, en 12,6270 unidades por dólar, demostrando que aún con una tasa de 4%, el carry trade sigue siendo un fuerte atractivo para la inversión.

Este lunes, buscando un mayor riesgo, los inversores ingresaron al mercado de deuda mexicano, explicando el cierre al alza en la curva de deuda mexicana y llevando al exótico a cerrar en 12,5496. Contrariamente, ese mismo optimismo continuó reduciendo el atractivo de los instrumentos estadounidenses.

Sin embargo, este movimiento de la divisa mexicana parece ir en contra de la lógica esperada, pues el spread de tasas relativo con el dólar continúa reduciéndose, lo que sugeriría movimientos especulativos en el corto plazo. “y por lo tanto esperaríamos un regreso a valores entorno a los 12,70 e incluso mayores esta misma semana. Lo anterior también apoyado por la decisión del Banco de México en cuanto a limitar el flujo de capitales extranjeros”, dicen los analistas de Invex.

A pesar de ello, el peso sigue ganando terreno este martes ante la expectativa de un mayor crecimiento económico, inducido precisamente por la política económica local, y opera en las 12,4473 unidades por dólar, rompiendo con los 12,55 que se había planteado como rango bajo para la cotización del US$/MXN esta semana.

Los especialistas consideran que la política monetaria jugará un fuerte rol en los mercados cambiarios a través del efecto en los flujos de inversión.

“Creemos que la Fed (de los EE.UU.) mantendrá las compras de activos por US$85.000 millones al mes el resto del año, uno de los más agresivos en términos de estímulo cuantitativo. No obstante, la discusión de una baja del ritmo de expansión por las preocupaciones sobre los costos del programa y la estrategia de salida probablemente sigan generando debate. Relacionado a este punto, un mejor dinamismo económico incentivaría la especulación de un retiro anticipado y sería positivo para el dólar”, dicen los analistas de Banorte.

A medio plazo, la mayoría de los analistas espera una recuperación de la moneda azteca, ante la perspectiva de reformas estructurales, aumento en la calificación de la deuda soberana y la entrada de recursos adicionales vía inversión extranjera directa. Sin embargo, las expectativas no muestran un consenso en el valor para cerrar el año.

José Ricaurte Jaén, analista senior AO Report, considera por su parte que el último movimiento de Banxico podría no ser el único durante el presente año.

"Definitivamente está de moda mentir, sino pregúntele a Banxico que asegura que este recorte de tasas no representa una tendencia por parte de la institución. Pero, ¿A quién desean engañar? El mercado parece reaccionar con duda al iniciar reorganizarse en el lado del exótico. Que no exista la duda, Banxico va a seguir su camino hasta una tasa 3,75% antes que acaba el 2013”, asegura Ricaurte.

Los especialistas de Tendencias Económicas y Financieras coinciden en que parece raro que un banco central, en cualquier parte del mundo, sólo actúe en una ocasión después de tres años de no hacerlo, y haga pensar al mercado en su conjunto que no lo hará en lo que resta del 2013 y 2014. Y es que en política monetaria no hay una tasa específica, meta o fórmula mágica, sino más bien la autoridad monetaria debe ir reduciendo o bajando su tasa de interés de forma paulatina hasta encontrar el punto más conveniente acorde a la coyuntura.