La economía mexicana enfrentará cuatro importantes riesgos internacionales como son la volatilidad asociada a la continuación de la normalización de la política monetaria de la Fed, los vaivenes del precio del petróleo, la desaceleración de China y la incertidumbre por la falta de efectividad de la expansión monetaria de Europa y Japón, advirtieron a Excélsior economistas.

James Salazar, economista senior de CI Banco, recalcó que en 2016 la Fed tendrá 8 reuniones, en las cuales se podría presentar un alza adicional de las tasas, y en cada ocasión que se acerque su decisión de política monetaria se registrará mayor volatilidad.

Gabriela Siller directora de análisis económico y financiero de Banco Base, expuso que por lado interno, el principal riesgo se ubica en la política monetaria de Banxico, ya que si el banco central no sigue el paso a incrementos de tasas de la Fed, podría disminuir ingreso de capitales a México e incluso darse una pequeña salida, sin que sea una fuga de divisas. Si Banxico sigue a la Fed el tipo de cambio podría apreciarse y cerrar el año 16,50 pesos por dólar.

Siller prevé para 2016 un avance del PIB entre 2,3% y 2,6%, por lo que por el lado de la economía real podría ser un mejor año comparado con el que terminó.

Por otro lado, los economistas coincidieron que cuando Irán entre a exportar petróleo, si no hay ningún conflicto, entonces esto podría llevar al precio del crudo por debajo de los US$30 por barril.

Previeron que la Bolsa Mexicana de Valores podría cerrar con un avance de 4 a 6%.

En tanto, Salazar estima que la economía mexicana crecerá 2,8%, sustentado en una recuperación del mercado interno y del sector exportador industrial. Sobre el tipo de cambio, estimó que podría cerrar este año en 15.70 pesos por dólar.