China, la segunda economía mundial, busca convertir al yuan en una moneda global al ampliar la banda de flotación de su divisa contra el dólar. Algunas de las medidas son las siguientes:

*La reforma busca convertir al yuan en una moneda totalmente convertible para 2015. De esta manera, se podrá cambiar con total libertad la moneda frente a otras monedas “duras” del sistema financiero, como el dólar, el euro, la libra esterlina o el franco suizo.

*La medida empezará a regir a partir de este lunes y permitirá al yuan fluctuar hasta 1% cada día. Hasta ahora podría moverse hasta 0,5% diario.

*Con la flexibilización, analistas consideran que el yuan puede convertirse en la tercera moneda del sistema financiero internacional, detrás del dólar y el euro.

*El anuncio sobre el yuan coincide con la desaceleración china en la compra de algunas materias primas, como el petróleo y metales. Analistas aseguran que la economía del país asiático ya se está “enfriando”.

*La reforma podría abrir el camino para reformas profundas de la economía asiática ante una eventual caída de su crecimiento, también estiman los analistas consultados por la agencia Reuters.

*La medida ayudará a China a afrontar las críticas sobre su polémica política monetaria de cara a la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se realizará la próxima semana en Washington.

*La directora gerente del FMI recibió con beneplácito los cambios en China. Christine Lagarde dijo que la flexibilización del yuan permitirá a las fuerzas del mercado jugar un mayor rol en la determinación del nivel del tipo de cambio.

*El último incremento del margen de fluctuación del yuan se realizó en mayo de 2007 cuando se abrió del 0,3% al 0,5%.