La Economía Colaborativa es un fenómeno reciente, complejo y transversal, de alcance global y creciente importancia económica. La conjunción de formas económicas antiquísimas, como el regalo y el trueque –o más recientes, como la compraventa– con una constelación de innovaciones disruptivas, tecnológicas, económicas y sociales, está generando importantes cambios en el funcionamiento de los mercados de todo el mundo.

De forma amplia, se puede definir la Economía Colaborativa como el conjunto de actividades económicas y sociales en las cuales los agentes ponen a disposición activos, bienes o servicios infrautilizados, sin transferir la propiedad, a cambio o no de un valor monetario, por medio de la participación en plataformas digitales no anónimas y, en particular, empleando internet.

¿Cómo se distribuyen geográficamente las iniciativas en la región?

Brasil, Mexico, Argentina y Perú lideran en cuanto a número de iniciativas de Economía Colaborativa, concentrando el 69% del número total de respuestas. 

Se trata de un ecosistema muy joven, la gran mayoría de las iniciativas han sido creadas en los últimos 5 años. La rapidez en la adopción de tecnologías durante estos últimos años y la popularización de las plataformas para estructurar relaciones tradicionales de intercambio suponen una importante plataforma de lanzamiento para estas iniciativas, generándose múltiples alternativas a medida que van surgiendo ejemplos reales y vialidades de este tipo de iniciativas.

[[wysiwyg_imageupload:6833:]]

Los sectores en los que operan las iniciativas

Los tipos de sectores predominantes en las actividades de las iniciativas actuales sugieren una realidad donde los principales compradores son empresas que buscan acceso a servicios y espacio por un lado, y particulares buscando eficiencia en transporte y alojamiento. 

Estas plataformas de intermediación son las más sencillas de organizar, por su naturaleza ya conocida, con servicios sustitutivos claramente organizados. Otras formas más complejas de Economía Colaborativa como formación o intercambio, bancos de trabajo y monedas alternativas están mucho menos representados. Requieren una madurez en los posibles usuarios que no parece existir todavía en estos países.

[[wysiwyg_imageupload:6834:]]

Las actividades que se facilitan

La primera y más efectiva manifestación de la Economía Colaborativa es la economía del alquiler: acceder en alquiler a bienes antes atados a propiedad o proporcionados por una industria más tradicional. El análisis refleja esta realidad. Mercados de ideas (formación, marketing para empresas) e intercambio de bienes o venta directa de los mismos en formatos alternativos forman el grueso de las iniciativas no directamente vinculadas a la economía del alquiler.

[[wysiwyg_imageupload:6835:]]

El potencial como generador de empleo

El 64% de las iniciativas tienen diez o menos participantes. Se está hablando de organizaciones pequeñas, cercanas al autoempleo, y dado que la mayoría, como veremos, sí tienen un ánimo de lucro –tienen impacto en los ingresos de los participantes– pueden contribuir a la generación de un tejido de microempresas basadas en la Economía Colaborativa que hagan crecer los conocimientos, la experiencia y las historias de éxito necesarias para hacer nacer y crecer una industria.

[[wysiwyg_imageupload:6836:]]

Brasil,  el líder en la región

¿Cómo es de diferente el líder de los demás jugadores? Por su relevancia en cuanto a número de iniciativas (el 30% de las analizadas), es importante entender cómo es de diferente. El efecto idioma y tamaño de mercado hacen también que sus iniciativas estén parcialmente protegidas del resto del entorno. 

Pero también las hacen más propicias a la entrada de jugadores internacionales, facilitando el conocimiento y confianza del usuario. En cuanto a tipo de transacción el resultado es muy similar, el alquiler sigue estando en primer lugar entre las transacciones más facilitadas, lo que responde al mayor conocimiento de este tipo de modelos.

[[wysiwyg_imageupload:6837:]]

¿Cuáles son los sectores de actividad relevantes?

El tamaño de mercado vuelve a ser muy importante a la hora de entender qué actividades son relevantes: gana mucha importancia el turismo y la creación de mercados de intercambio. El sentido de grupo, de colaboración y compartir parece empezar a hacerse más relevante y a punto de desplazar a la economía del alquiler representada por el transporte, que sigue estando en el primer puesto. Siguen, sin embargo, sin aparecer algunos tipos de transacciones más complejos como los bancos de tiempo o las monedas alternativas, que parecen indicar un peso mayor de lo comunitario en la motivación del usuario.

[[wysiwyg_imageupload:6838:]]

 

[[wysiwyg_imageupload:6839:]]