Viena. La inflación en la zona euro debiera retroceder el próximo año, dado que los precios del petróleo detendrán su precipitada alza, auguró este jueves el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, Ewald Nowotny.

"Asumimos que el alza que tuvimos en el 2010 y en el 2011 no se repetirá de esta forma en el 2012", afirmó en una rueda de prensa.

"Esa es la base de nuestro supuesto de que tendremos una menor inflación el próximo año", agregó.

No quiso ser más específico antes de que el BCE dé a conocer la revisión de sus pronósticos el próximo mes.

Tampoco anticipó si el BCE elevará las tasas en su próxima reunión de política monetaria o concluirá con la oferta de liquidez ilimitada a tasas fijas.

Consultado sobre si se imaginaba un retiro de la liquidez de tres meses, afirmó: "sería un pobre banquero central si no me pudiera imaginar eso", pero dijo que el BCE decidiría sus futuras acciones solo en su siguiente encuentro.

Reiteró su argumento de que el BCE debiera empezar a normalizar su política y afirmó que no veía la necesidad de reanudar las compras de bonos soberanos en el mercado secundario.

Insistió en que era tiempo de que el BCE se centrara en su meta de mediano plazo de tener una inflación levemente inferior al 2%.

"Tenemos que observar muy cuidadosamente el desarrollo de la inflación, por lo que se debe asumir que la manera de abordar la crisis ya no se requiere por tanto tiempo y que veremos una normalización paso a paso", agregó.