Madrid. España debe profundizar sus medidas de austeridad presupuestaria en 2011 y los años posteriores, dijo el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González Páramo.

El Gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha lanzado una serie de medidas para contener el gasto fiscal y reducir el déficit presupuestario, de manera de alcanzar las metas de la Unión Europea de contar con un saldo fiscal negativo de menos del 3% del Producto Interno Bruto a partir de 2013.

"Es aceptado por todos -incluso por el Gobierno- que en 2011 y años posteriores serán necesarias medidas presupuestarias adicionales", dijo el consejero en una entrevista con Europa Press divulgada este jueves.

González Páramo, quien recomienda al Gobierno ser "relativamente conservador" en las previsiones para evitar "sorpresas negativas", añadió que las medidas adicionales no deberían ser de carácter impositivo.

"En general, en momentos de actividad económica débil es fundamental no afectar negativamente, con medidas fiscales o de otro tipo, al empleo, la inversión y la confianza", agregó.

En todo caso, el funcionario del BCE dijo que el endurecimiento fiscal, prioritario en los momentos de incertidumbre actuales, debe basarse fundamentalmente en la contención del gasto y, lejos de ser un obstáculo, favorecerá el crecimiento.

"Es una precondición para crecer, incluso a corto plazo", dijo González Páramo para señalar que las señales "todavía incipientes" de recuperación en España muestran que las dudas de los mercados se están disipando".

En este sentido, el miembro del BCE aseguró que las últimas emisiones de deuda pública de distintos países europeos, como España, han servido para mejorar la confianza.

"Los resultados de las subastas de deuda pública en las últimas semanas de varios países europeos dejan margen para ser moderadamente optimistas", dijo.

Reformas por hacer. Pese a considerar un paso positivo la reforma laboral acordada por el Gobierno, González Páramo explicó que diversos aspectos básicos no se contemplan en la nueva redacción.

En la reforma laboral, sostuvo, "no se abordan algunos de los problemas más serios que afectan al mercado laboral español, por ejemplo la necesidad de mejorar los convenios colectivos y de eliminar la indexación salarial".

Al mismo tiempo, el funcionario animó al Gobierno a avanzar en su proyectada reforma del sistema público de pensiones.

En este sentido, señaló que el retraso de la edad de jubilación también contribuye a mantener la estabilidad presupuestaria ante el envejecimiento de la población.

"El alargamiento del período de referencia para el cálculo de las pensiones, abarcando toda la vida laboral y no sólo los últimos años no es raro en otros países y contribuye a garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones", puntualizó.