Atenas/ Francfort. La mayoría de los consejeros del Banco Central Europeo que hablaron este lunes, defendieron la necesidad de nuevas alzas de tasas, aunque el representante de Malta fue la única voz disonante en medio del nerviosismo del mercado por los problemas de deuda en la zona euro.

Mientras los consejeros descartaron la posibilidad de una reestructuración de la deuda griega pese a las apuestas de los inversores en ese sentido, el belga Luc Coene dijo que las tasas de interés probablemente seguían demasiado bajas dadas las actuales circunstancias y señaló que debían subir.

"La tasa de interés que teníamos quizá era adecuada cuando estábamos en la profundidad de la crisis, pero tal vez ya no es adecuada", sostuvo Coene, que preside el banco central belga desde comienzos de este mes, en entrevista con la agencia de noticias Bloomberg.

"Tenemos que ajustarlas", agregó.

Jozef Makuch, el colega eslovaco de Coene dentro del Consejo de gobierno del BCE, habló en una línea similar, diciendo que la institución estaría muy alerta frente a los riesgos de inflación. "Reaccionaremos, esto es necesario", dijo a la agencia de noticias Market News International.

Tasas más altas complicarían los esfuerzos de Grecia y otros países altamente endeudados para manejar sus pasivos, un tema al que se refirió el maltés Michael Bonello.

"Mientras las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas, el crecimiento monetario se mantenga moderado y no haya señales claras de efectos de segunda ronda, debemos ser cautos de no hacer más difícil que los países salgan de sus problemas de deuda", dijo Bonello a Bloomberg.

"En circunstancias inciertas como estas, debemos balancear la doctrina con el pragmatismo", dijo, agregando que era importante que el banco central mantuviera sus opciones abiertas.

Tasas más altas

El BCE subió su tasa de interés en un cuarto de punto porcentual este mes, a un 1,25%, poniendo fin a casi dos años de tasas en mínimos históricos.

Dos tercios de los 62 economistas consultados por Reuters tras el alza de tasas esperan otro incremento.

El austríaco Ewald Nowotny fue citado por Bloomberg diciendo que las expectativas del mercado estaban "bien fundadas".

"El momento exacto es un tema que será decidido según la situación económica", dijo Nowotny.

Nowotny dijo en otra entrevista con MNI que la zona euro podía vivir con una moneda más fuerte.

El euro ha subido casi un 7% frente al dólar este año y la semana pasada superó la marca de los US$1,45 por primera vez en 15 meses. Sin embargo, este lunes caía al crecer los temores por la deuda de Grecia y Portugal.

Estos temores aumentaban luego de una elección el fin de semana en Finlandia que reflejó un creciente malestar popular sobre los rescates financieros.

Pero el jefe del banco central griego, George Provopoulos, sostuvo que no era necesaria una reestructuración de la deuda del país y que una medida de ese tipo sería catastrófica, porque golpearía a los bancos y a los activos de los fondos de pensiones.

Makuch dijo que si bien tomaría tiempo para que Grecia se recuperara, debería descartarse una renegociación de su deuda.

"No es momento de hablar sobre una reestructuración. Hay mucho trabajo por hacer, pero el tema no es reestructurar ahora mismo", dijo.