La mayoría de las personas considera importante ahorrar para cuando haya tiempos económicos difíciles, pero pocos lo hacen, puede ser por su situación financiera o por la economía en general.

Consumo Inteligente, el programa de educación financiera de MasterCard, consideró que ahorrar durante una crisis, aunque parece imposible, es un buen momento para mejorar sus hábitos y contar con reservas que le permitan enfrentar cualquier imprevisto.

Para conseguir lo anterior, lleve un registro de ingresos y gastos. Esta pequeña acción le dará un panorama para identificar la cantidad real que tiene disponible.

Elimine gastos innecesarios y canalice ese dinero al ahorro.

Priorice gastos. Un error muy común es no darle prioridad al ahorro y gastar el dinero en pequeños gustos, gastos o emergencias. Hay que ahorrar en cuanto reciba sus ingresos.

Pague créditos. Evite al máximo las deudas cuando sus previsiones sobre el futuro no sean tan claras.

Adquiera sólo lo realmente necesario. Con o sin crisis, siempre querrá comprar uno que otro obsequio. Compre siempre que el dinero haya sido ahorrado para ese fin.

Investigue precios, cambie de marcas o deje de comprar; pruebe con productos más económicos.

Determine cuánto puede ahorrar, después de conocer sus ingresos, gastos necesarios y gastos hormiga, defina cuánto puede ahorrar y trate de no tocar ese dinero.

Si tiene tarjetas bancarias, conozca los programas de lealtad y puntos para que pueda beneficiarse de promociones, descuentos, regalos y también de servicios adicionales que le ofrecen, como los seguros de viaje, médicos, educativos, etcétera.