Buenos Aires. La consultora argentina Ecolatina estimó este domingo una inflación del 24% para este país durante 2018, lejos del pronóstico del gobierno del 15%, como consecuencia de la reciente alza en la cotización del dólar.

"La reciente suba del dólar repercutirá en la economía local, tanto en el plano nominal (inflación) como en el real (Producto Interno Bruto, PBI). Por esto corregimos la estimación de inflación para 2018 a la zona de 24%, siempre y cuando no haya sorpresas cambiarias", expuso a través de un informe la empresa asesora, con más de 40 años de trayectoria.

Ecolatina se refirió a las medidas tomadas por el equipo económico del gobierno, como la reducción de la meta del déficit primario y la elevación de la tasa de política monetaria al 40% por parte del Banco Central de Argentina (BCRA), y aseguró que estas medidas lograron "revertir momentáneamente las presiones" ante la volatilidad cambiaria.

"Estimamos que el dólar se calmará en las próximas jornadas, aunque no puede afirmarse que lo hará exento de volatilidad", señaló en el texto.

Las proyecciones oficiales se mantienen fijas pese a que el pasado jueves el dólar llegó a su pico más alto en lo que va de año, hasta alcanzar los 23,30 pesos argentinos por divisa.

No obstante, la consultora indicó que el encarecimiento del crédito tras la suba de la tasa de interés de referencia, así como la reducción de las metas fiscales, son factores que impactarán notablemente en la actividad económica, "que crecerá por debajo del 2%", agregó.

El gobierno de Argentina mantiene la meta de inflación de 15%, y además estima un crecimiento económico de 3% para 2018.

Las proyecciones oficiales se mantienen fijas pese a que el pasado jueves el dólar llegó a su pico más alto en lo que va de año, hasta alcanzar los 23,30 pesos argentinos por divisa.

En respuesta al alza, el BCRA, que ya había aumentado dos veces en una semana la tasa de interés, incrementó 675 puntos básicos el conocido "corredor de pases a siete días", para llevarlo al 40%.

A esta medida se sumó el anuncio del Ministerio de Hacienda de reducir la meta del déficit fiscal primario de 3,2% a 2,7%, logrando que el viernes la divisa estadounidense cerrara a la baja en 22 pesos.