El consumo contribuyó más a la economía de China el año pasado, mientras que la inversión disminuyó.

El consumo contribuyó en 50,2% al crecimiento del producto interno bruto (PIB) de China en 2014, esto es 0,2 puntos porcentuales más que el año anterior, indican datos publicados hoy por el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

Por su parte, la inversión contribuyó con 48,5%, menor al 54,4% de 2013, y las exportaciones netas contribuyeron con 1,3% al crecimiento del PIB en 2014, superior al impacto negativo de 4,4% del año anterior.

El crecimiento económico de China en las dos décadas pasadas dependió en gran medida de la inversión de capital y de las exportaciones. Para conducir la economía por una ruta más sostenible, el gobierno ha tratado de alentar más el consumo interno, en vez de depender de la inversión y de las exportaciones.

El PIB el año pasado fue de 64,08 billones de yuanes (US$10,47 billones), con un aumento con respecto a los 58,97 billones de yuanes de 2013.

El consumo ascendió a 32,83 billones de yuanes, mayor que los 30,1 billones de yuanes de 2013.

El PIB creció 7,4% el año pasado, en la expansión anual más débil en 24 años. Durante la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional de China, realizada en marzo, el gobierno estableció el objetivo oficial de crecimiento en alrededor de 7% para 2015.