Brasilia. Las protestas de camioneros brasileños, que incluyen bloqueos de carreteras, continuaron este lunes en al menos 18 estados y el Distrito Federal, a pesar de las concesiones anunciadas la noche de este domingo por el presidente Michel Temer, con la expectativa de satisfacer las demandas del movimiento.

La paralización de los transportistas contra el aumento del precio del diésel, iniciada la semana pasada, afecta el abastecimiento de gasolina y tiene impacto en el funcionamiento de escuelas, universidades, aeropuertos, mercados, bancos e incluso del poder judicial.

Algunos de estos centros no están abiertos, mientras que otros operan con capacidad reducida debido a la falta de víveres o a la dificultad para el traslado de sus empleados en ciudades.

El presidente Temer anunció la noche de este domingo una reducción de 0,46 reales (US$0,13) en el precio del diésel ofrecido en establecimientos de combustible.

Ofreció también el congelamiento de precios por 60 días, el fin del cobro de peaje a camiones que circulan vacíos y una tabla oficial de precio mínimo para los servicios de flete.

La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), que la semana pasada rechazó los términos de acuerdo propuestos por el gobierno, afirmó este lunes en un comunicado que es favorable a levantar las medidas de fuerza.

Garantizó además una reserva de 30% de los cargamentos de la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) para los camioneros autónomos.

El gobierno había determinado el pasado 25 de mayo que las Fuerzas Armadas actuaran para desalojar los bloqueos carreteros de camioneros y garantizar el abastecimiento, pero la medida tuvo un efecto limitado, por lo que se vio obligado a hacer nuevas concesiones.

Líderes de las diversas asociaciones que aglutinan a los transportistas dijeron tras los anuncios, que será necesario tiempo hábil para garantizar que el mensaje llegue a los conductores que están en las carreteras.

Según diversos testimonios, el movimiento no necesariamente responde a los dirigentes de las entidades, sino que se organizó a través de mensajes instantáneos, lo que dificulta desmontar las protestas.

La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), que la semana pasada rechazó los términos de acuerdo propuestos por el gobierno, afirmó este lunes en un comunicado que es favorable a levantar las medidas de fuerza.

La agrupación indicó que "aún no hubo tiempo hábil para que todos los camioneros tomaran conocimiento de la decisión" establecida la noche del domingo, cuando hubo acuerdo con el gobierno a partir de los nuevos anuncios.

"La entidad viene trabajando para que la información del acuerdo llegue a toda la categoría", señaló la nota de los camioneros autónomos.

Abcam reconoció que no todos los conductores tienen la misma opinión de los líderes, pero que aún así hay expectativa de que el número de camioneros parados disminuya en las próximas horas.