Pese a las diferencias y las barreras que existen para una integración de bolsas y mercados financieros de la región, los panelistas asistentes al Foro Multilatinas con el que AméricaEconomía celebró sus 25 años, compartieron optimismo frente a la posibilidad de una mayor convergencia de la región en el mercado de capitales.

Juan Pablo Córdoba, CEO de la Bolsa de Valores de Colombia, destacó el crecimiento explosivo del mercado colombiano en los últimos años, pero advirtió que pese a ello, "somos aún un jugador pequeño a nivel global y regional". Por ello, el paso al siguiente nivel de ese mercado bursatil "es la integración". Según Córdoba, "iniciativas como MILA permite hacer economías de escala, generar liquidez en la región y llamar la atención de los inversionistas".

"MILA ya es una realidad. Hay que convencer a muchos, pero sí se puede", concluyó. Según el ejecutivo, parte del éxito depende de la capacidad de ir integrando las mejores prácticas de Santiago, Lima y Bogotá, a un modo de un contagio virtuoso. "No podemos esperar homogenizar el reporting, o los registros. Eso está en la discusión, pero ahora se da dentro y es una necesidad del mercado".

Por su parte, Francis Stenning, gerente de la Bolsa de Valores de Lima, desestimó que los sucesos políticos recientes del Perú frenen el desarrollo del mercado bursátil de ese país. "Con el nivel de crecimiento actual, la economía requiere un nivel de capital mayor, pues ha suscrito TLC,y eso ha generado un ambiente de mayor competencia, que impone la necesidad de no descuidar el capital", señaló.

Para Stenning, de todas maneras la integración tiene dificultades y desafíos, como lo es "integrar a todo el mercado financiero, mantener ciertas simetrías a nivel de las bolsas y los reguladores, y no perderse en los ciclos políticos, buscando avanzar en la integración por etapas", dijo en respuesta a las inquietudes de su par dominicana Daris Estrella, asistente en el público, y quien comentó el proceso de integración de las bolsas de la República Dominicana y Panamá.

Alfredo Capote, del Investment Banking Goldman Sachs, México, indicó que se apuesta por buscar mecanismos de integración para el mercado azteca través de MILA, Brasil y Estados Unidos. "Hay que hacerlo de forma coherente", remarcó. Según el ejecutivo, los problemas están en los niveles de información de emisor e inversionista, "no probablemente en estas multilatinas, pero sí y en especial en las empresas medianas", dijo.

Paulo Oliveira, CEO de Brain en Brasil, argumentó que el tamaño del país lleva a distorciones, pues si bien es grande para América Latina, no lo es en el mundo. Por eso -para Oliveira- la apuesta de Brasil también debe ser la integración. "Si creamos un mercado con liquidez, van a llegar los inversionistas. No es verdad que sea necesario recurrir a Nueva York o Londres", sentenció, pues en su análisis los cambios sociodemográficos de la región y los activos de los inversionistas institucionales implican mayor capital propio en la región..

Según el ejecutivo brasileño, buena parte de los desafíos de interación son éticos. "La educación financiera es fundamental y una oportunidad de oro, pues enseña a comprar a crédito, programar la vida con presupuesto, inversión, ahorro. Eso se está desarrollando en Brasil y es relevante para el futuro", dijo.

Guillermo Larraín, en tanto, ex superintendente de Valores de Chile, dijo que la integración es posible ahora, a diferencia de otros intenos liderados más bien por el sector público, pues "hay una necesidad objetiva, dada por estas multilatinas, de recurrir a los países vecinos en búsqueda de instrumentos". Además, apuntó que el crecimiento experimentado por la región es "único en su historia", concluyó.

Daniel Gamba, en tanto, de BlackRock, indicó que las condiciones para la integración son propicias, pues hay ventajas competitivas asociadas. "Existe una demanda global para un mercado financiero latinoamericano que resuelva el problema de los inversionistas es que hay pcoa liquidez, instrumentos y masa crítica a nivel regional".

"Necesitamos que Brasil pueda invertir en México y al revés, y ofrecer esa integración al inversionista internacional", agregando que "Si quiero invertir en energía o telecomunicaciones, se puede pensar en América Latina, y la pregunta que me hacen es ¿dónde las listo? La verdad que ahora no hay donde, y se termina haciendo en Nueva York o Londres.

El CEO de Celfin Capital, el chileno Jorge Errázuriz, señaló por su parte, que la expansión de su compañía "es reflejo de una visión, pues Chile es un país pequeño. Debemos parecernos más a Suiza que a un gigante".

"Traemos ingresos de inversiones, hacemos transferencia tecnológica, y atraemos inversionistas a Chile. Tenemos que pensar y creer en América Latina y no ver a Nueva York o Londres para desarrollar los proyectos que tenemos que hacer en infraestructura", finalizó.