Pekín/Seúl. El nuevo líder de Corea del Norte dijo a China, su principal patrocinador, que su prioridad es desarrollar su alicaída economía y mejorar el nivel de vida en uno de los países más pobres del mundo, en la última señal de que estaría preparando reformas económicas.

Kim Jong-un, quien asumió la dictadura familiar en diciembre pasado, ha presentado una imagen muy diferente a la de su austero padre. Ultimamente se ha mostrado en público en un parque temático de Pyongyang con su joven esposa del brazo y subiendo a una montaña rusa en una compañía de un hombre que sería un diplomático británico.

"Desarrollar la economía y mejorar el nivel de vida, para que el pueblo coreano lleve vidas felices y civilizadas, es el objetivo por el cual el Partido de los Trabajadores Coreanos está luchando", dijo Kim a Wang Jiarui, jefe del Departamento Internacional del Partido Comunista Chino y principal interlocutor con Corea del Norte, según fue citado el viernes por la agencia de noticias china Xinhua.

Aunque el reporte no dio detalles, hubo crecientes especulaciones de que el partido de Kim, el único del país, está buscando realizar reformas para ayudar a la economía a levantarse tras décadas de malas administraciones y sanciones internacionales.

Esos problemas económicos se han visto agravados por una sequía y, el mes pasado, lluvias torrenciales y grandes inundaciones que dejaron casi 120 muertos y dañaron 46.000 hectáreas de cultivos.

Esto equivale al 2% de la tierra cultivable, según datos del Banco Mundial, y los daños seguramente reducirán la cosecha de este año, que aún en buenos períodos es insuficiente para alimentar a la población.

Frente a sanciones más amplias por sus programas nucleares y de misiles, Corea del Norte se ha visto forzado a depender fuertemente de la ayuda de su gigantesco vecino China, lo más cercano a un aliado que tiene el aislado país.

Cualquier sugerencia de tensión en las relaciones fue descartada por el joven líder.

"Es la voluntad inquebrantable del partido (gobernante) de Corea del Norte y del Gobierno continuar las enseñanzas del camarada (su padre) Kim Jong-il de depender constantemente de la amistad tradicional entre Corea del Norte y China a través de las generaciones", dijo Kim a Wang.

Esta pareció ser la reunión diplomática de más alto nivel que Kim ha mantenido desde que asumió el cargo hace siete meses.

En una señal de que podría estar buscando salir de ese aislamiento, ha enviado al presidente del Parlamento, Kim Yong-man, a Vietnam y Laos, informó la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Kim, quien tiene menos de 30 años, ha buscado imponer su propio sello sobre los líderes de Corea del Norte y recientemente despidió al vicemariscal Ri Yong-ho, la principal figura militar del país, quien era visto como cercano a Kim Jong-il.

Kim Jong-un fue nombrado mariscal del Ejército en una medida que cimentó su poder. Ya dirige el Partido de los Trabajadores de Corea y es el primer presidente de la Comisión Nacional de Defensa.

Analistas en Seúl dijeron que Kim probablemente estaba preparando un paquete de reformas sobre la economía y que la visita de Wang podía ser vista como una muestra de apoyo de China.

"Al enfatizar la importancia de las condiciones de vida civilizada y alimentación, pienso que quería pedir el apoyo de China", dijo Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl.

Agregó que espera que Kim revele estas reformas a principios del año próximo después de cambios de Gobierno previstos en China, Corea del Sur y Estados Unidos.

Pero hasta el momento, Pyongyang ha resistido cualquier cambio dramático en su tradicional manejo de la economía.