Ginebra. Países de tres continentes comunicaron sus primeros casos de coronavirus este viernes, mientras el mundo se preparaba para una pandemia y los inversores abandonaban la renta variable por expectativas de una recesión mundial.

Los precios de las acciones se encaminaban hacia su peor semana desde la crisis financiera mundial de 2008, ya que las disrupciones relacionadas con el virus en los viajes internacionales y las cadenas de suministro alimentaban los temores de recesión en Estados Unidos y la zona euro.

Las bolsas asiáticas replicaban la caída en Wall Street, donde el índice referencial S&P 500 perdió más de un 4% este jueves, extendiendo un desplome superior al 10% desde el pico que tocó en el cierre del 19 de febrero.

"El coronavirus ahora parece una pandemia. Los mercados pueden afrontarlo aunque haya un gran riesgo, siempre que podamos ver el final del túnel", dijo Norihiro Fujito, estratega jefe de inversiones de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

"Pero por el momento, nadie puede decir cuánto tiempo durará esto y la gravedad que tendrá", agregó.

La China continental -donde se originó el virus a fines del año pasado- informó de 327 nuevos casos, el menor número desde el 23 de enero, elevando su total a más de 78.800, con casi 2.800 muertes.

La agencia calificadora Moody's dijo que una pandemia -generalmente entendida como una enfermedad que se extiende rápidamente en diferentes lugares- desencadenaría una recesión mundial y en Estados Unidos en la primera mitad del año.

Cuatro países más anunciaron sus primeros casos, llevando el número de países y territorios fuera de China con infecciones a 55, con cerca de 4.200 casos y 70 muertes. Actualmente, tres cuartas partes de las nuevas infecciones ocurren fuera de China.

Un italiano que llegó a Nigeria esta semana fue confirmado como el primer caso de coronavirus en el país más poblado de África. Y una persona que regresó en un vuelo desde Irán se convirtió en el primero en Nueva Zelanda.

Mientras, en Europa oriental, Bielorrusia y Lituania comunicaron sus primeros casos.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que todas las naciones deben prepararse.

"Este virus tiene potencial pandémico", dijo Tedros en Ginebra el jueves. "Este no es un momento para el miedo. Es un momento para tomar medidas para prevenir la infección y salvar vidas ahora".

La agencia calificadora Moody's dijo que una pandemia -generalmente entendida como una enfermedad que se extiende rápidamente en diferentes lugares- desencadenaría una recesión mundial y en Estados Unidos en la primera mitad del año.

"Decisivo". Mongolia, que aún no ha confirmado un caso, puso a su presidente, Battulga Khaltmaa, en cuarentena por precaución después de que regresó de un viaje a China, según informaron medios estatales.

Los científicos advierten que aún se desconoce mucho sobre el virus, que puede provocar una neumonía, y dicen que una vacuna podría tardar hasta 18 meses en desarrollarse.

Un funcionario chino calificó la epidemia como la crisis sanitaria más difícil que vive el país en su historia moderna. Otro afirmó que se había descubierto que algunos pacientes recuperados son infecciosos, lo que hace temer que la epidemia sea aún más difícil de erradicar.

Además de almacenar suministros médicos, numerosos gobiernos ordenaron el cierre de escuelas y cancelaron grandes concentraciones para tratar de detener la enfermedad, similar a la gripe y conocida como COVID-19.

El gobierno de Estados Unidos estudia la posibilidad de invocar poderes especiales para ampliar la producción de material protector.

En Europa, el número de casos notificados por Francia se duplicó, Alemania advirtió de una inminente epidemia y Grecia, una puerta de entrada para los refugiados de Oriente Medio, anunció controles fronterizos más estrictos.

La cifra de muertos en Italia, el país más afectado de Europa, ascendió a 17 y el número de personas que dio positivo en las pruebas aumentó en más de 200, hasta 655.

Alemania tiene unos 45 casos, Francia unos 38 y España 23, según un recuento de Reuters.

Tedros dijo a los periodistas en Ginebra que Irán, Italia y Corea del Sur se encuentran en un "punto decisivo" en sus esfuerzos por evitar un brote más amplio.

 

Dudas olímpicas. Corea del Sur tiene la mayor cantidad de casos fuera de China, y notificó 571 nuevas infecciones el viernes, lo que eleva su total de infecciones a 2.337. Un sondeo mostró que el brote, que se ha cobrado 13 vidas ya en Corea del Sur, ha reducido también la popularidad del presidente Moon Jae-in.

El jefe del programa de emergencia de la OMS, Mike Ryan, dijo que el brote de Irán puede ser peor de lo que se pensaba. Ha sufrido la mayor cantidad de muertes fuera de China, 26 de los 245 casos notificados.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos están vigilando la propagación del coronavirus en Irán y en India, donde se han reportado pocos casos, dijeron las fuentes.

Japón tiene previsto organizar los Juegos Olímpicos de 2020 en julio, pero Ryan dijo que se está discutiendo con los organizadores sobre si seguir adelante.

Los organizadores olímpicos decidirán la semana que viene sobre el relevo de la antorcha ceremonial. Está previsto que llegue el 20 de marzo para un viaje de 121 días a través de lugares emblemáticos como el monte Fuji y el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima.

Hasta el viernes, los casos confirmados en Japón superaban los 200, con cuatro muertes, excluyendo más de 700 casos y cuatro muertes más de un crucero en cuarentena, el Diamond Princess.

El primer ministro, Shinzo Abe, se comprometió a tomar todas las medidas necesarias para impedir un duro impacto a una economía que ya se encontraba al borde de la recesión.