En este país se permiten jubilaciones a los 50 años, aun cuando la edad de retiro oficial es de 62 años, provocando que el gasto para cubrir los retiros alcanzara el 50% del Producto Interno Bruto (PIB). Lecciones de un modelo insostenible sobre las que Colombia debe prestar atención, pues el esquema de seguridad social actual requerirá varios años para ser el ideal, y es preciso preguntarse si existe un riesgo parecido al de Grecia.

Daniel Munévar Sastre, un colombiano que forma parte del grupo de asesores económicos del saliente ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, explicó que los sistemas de ambos países “están supremamente concentrados en beneficiarios que reciben grandes pensiones, mientras algunos tienen bajos ingresos. Por ejemplo, el promedio de ingreso pensional en Alemania y Grecia es el mismo, sólo que la repartición es desigual. Mientras las grandes pensiones están en manos de políticos y banqueros, el 60% de los pensionados griegos viven debajo de la línea de pobreza”.

Sin embargo, mientras que la Unión Europea tilda al sistema heleno como excesivamente flexible, al modelo colombiano lo podría acusar de ser poco generoso, pero rescatarían que es más sostenible. De acuerdo con el Ministerio de Trabajo, de los 22 millones de trabajadores que hay en el país, sólo el 10% logrará jubilarse exitosamente. El gasto en pensiones del Gobierno Nacional durante 2014 sumó $28,2 billones, equivalente al 3,7% del PIB. Y aunque se estima un incremento de 9,6% para el año 2015, los $31 billones que se destinarán sólo llegan al 3,8% del PIB.

Por otra parte, el viceministro de Pensiones, Luis Ernesto Gómez Londoño, afirmó que “el modelo pensional colombiano está lejos de provocar una tragedia como la de Grecia. En efecto, hay problemas importantes en término de cobertura y es necesario mejorar el modelo para hacerlo más equitativo porque actualmente las pensiones más altas son igualmente subsidiadas que las más bajas”.