Berlín, EFE. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aborda este miércoles una agenda de marcado carácter político en la segunda jornada de su visita a Berlín, en la que se entrevista, entre otras autoridades germanas, con la canciller federal, Angela Merkel.

Tras un primer día en Alemania que estuvo centrado en asuntos económicos y la promoción de las inversiones en su país, Correa inició este miércoles la jornada con un desayuno de trabajo en su hotel con miembros del Instituto de Cambio Climático de Potsdam, al sur de Berlín.

El centro de investigaciones alemán es uno de los más prestigiosos institutos mundiales dedicados a estudiar los efectos del calentamiento de la Tierra y a hacer proyecciones sobre las consecuencias del cambio climático en nuestro planeta.

Poco después, el presidente de Ecuador fue recibido en el histórico edificio del Reichstag por el presidente del Bundestag (la cámara baja alemana), el cristianodemócrata Norbert Lammert, quien le mostrará las instalaciones del Parlamento y con quien mantendrá una entrevista.

El programa de Correa contemplaba seguidamente un encuentro con el alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, con quien intercambió impresiones en el Ayuntamiento Rojo, un bello edificio de ladrillo cuyo color le da nombre.

El plato fuerte de la jornada es la reunión del presidente ecuatoriano con la jefa del gobierno germano, Angela Merkel, quien le recibirá en la Cancillería Federal con honores militares para seguidamente mantener una entrevista en sus dependencias.

Las relaciones bilaterales, la situación en Latinoamérica y otros asuntos de relevancia internacional centrarán el encuentro, al que seguirá una rueda de prensa conjunta en la que Correa y Merkel responderán a las preguntas de los periodistas.

Una reunión con el titular alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, y un encuentro con la comunidad ecuatoriana en Berlín completan la agenda del presidente de Ecuador, quien mañana visitará el Parque Tecnológico y Científico de Adlershof, al sureste de Berlín, antes de continuar viaje a Roma.

En su primera jornada en la capital alemana, Correa hizo este martes un llamamiento a los empresarios alemanes a invertir en su país, "un proyecto de izquierda" pero "nacional" y consciente del papel del sector privado.

En una agenda de marcado carácter económico que busca estrechar las relaciones bilaterales a nivel comercial, tecnológico, educativo y medioambiental, Correa también tuvo ocasión de entrevistarse de manera protocolaria con el presidente alemán, el independiente Joachim Gauck.

En la apertura de la XIII Conferencia de la Economía Alemania para América Latina, el presidente ecuatoriano explicó a un nutrido grupo de industriales y empresarios de la cuarta mayor economía del mundo la naturaleza mixta de su política.

"Somos un proyecto de izquierda, pero una izquierda moderna, consciente, que entiende el papel de la empresa privada en el desarrollo y que también entiende que el Estado tiene que tener un papel", aseguró.

Correa resaltó que Ecuador quiere inversiones pero no de cualquier tipo, sino aquellas que contribuyan también a mejorar las condiciones de vida de los ecuatorianos.

En este contexto enmarcó las renegociaciones de los contratos con las compañías petroleras asentadas en su país, con el objetivo de aumentar la parte de los beneficios que deben destinar a la mejora de Ecuador.

En cuanto al tratado de libre comercio (TLC) -que él prefirió denominar "acuerdo de cooperación"- que negocian su país y la Unión Europea (UE), el presidente aseguró que las negociaciones ya están bastante adelantadas, aunque pendientes de algunos detalles técnicos.