Los bancos españoles deberán devolver a clientes más de 4.000 millones de euros (US$4.200 millones) en capital cobrado indebidamente por unas polémicas claúsulas de hipotecas si son declaradas nulas, indicó el miércoles un fallo de la Corte Europea de Justicia que revocó un dictamen del Tribunal Supremo local.

Los bancos tendrán que compensar a sus clientes por el dinero perdido en hipotecas antes de mayo del 2013, cuando el Tribunal Supremo español declaró inválidas las llamadas "cláusulas suelo" si no se habían explicado con transparencia.

Las hipotecas tenían una tasa de interés que no podía caer por debajo del referencial, lo que implicó que los clientes sufrieran pérdidas por el menor costo de endeudamiento cuando los tipos fueron recortados por debajo de ese nivel.

Las acciones de todo el sector bancario español bajaban en bloque tras conocerse la sentencia. Las entidades más expuestas a las "cláusulas suelo" -Banco Popular, Sabadell y Caixabank- perdían entre un 6,2% y un 3,6%. Fuera del índice referencial Ibex, Liberbank se desplomaba un 10%.

Una fuente del Banco de España dijo el dictamen del miércoles podría tener un impacto adicional "levemente por encima" de los 4.000 millones de euros sobre los prestamistas locales.

"La jurisprudencia española que limita en el tiempo los efectos de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo contenidas en los contratos de préstamo hipotecario en España es incompatible con el Derecho de la Unión", dijo en un comunicado la corte.

El fallo de la corte europea, que no era esperado por analistas ni por los bancos, no admite apelación, de acuerdo a una portavoz judicial de la UE.

La mayoría de los bancos ya han retirado estas cláusulas -introducidas durante la última crisis financiera- o al menos ha hecho provisiones de unos 5.000 millones de euros (US$5.200 millones) para cubrir eventuales compensaciones con cálculos basados en la sentencia del Tribunal Supremo.

El nuevo fallo judicial obligaría a provisionar a los bancos con entre 3.000 y 4.500 millones de euros adicionales, según analistas.

Caixabank, el tercer banco del país, ya dijo que podría enfrentar un impacto de 1.250 millones de euros en el peor escenario, mientras que Sabadell y Popular deberán desembolsar 700 millones de euros cada uno. El prestamista nacionalizado Bankia podría verse afectado en 200 millones de euros, mientras que Liberbank afrontaría provisiones cercanas a 259 millones de euros.