San José. El Banco Central de Costa Rica (BCCR) retiró casi US$34 millones del sistema financiero en la primera quincena de aplicación del encaje mínimo legal de 5% sobre los préstamos de corto plazo.

El encaje es un porcentaje de recursos que inmoviliza el BCCR, con el fin de controlar la cantidad de dinero en la economía. Hasta ahora, esta herramienta se aplicaba solo sobre las captaciones locales, pero tras ganar una disputa legal, el Banco la comenzó a aplicar también en los préstamos externos, a partir del 1º. de septiembre pasado, destaca la versión digital del periódico La Nación.

El monto inmovilizado por préstamos externos es pequeño comparado con la cantidad de divisas en el país. Solo las reservas del Central ascienden a US$4.721 millones.

Impacto. La División Económica del Banco Central explicó, por escrito, que por el sistema que se utiliza para aplicar este instrumento, se calculó con las cifras de la primera quincena de septiembre de 2011, pero se mantuvo depositada en el Banco Central en la primera quincena de octubre de 2011.

De acuerdo con los datos proporcionados por dicha división, por endeudamiento en el exterior de corto plazo en moneda extranjera, el Banco recaudó US$33,5 millones, y por préstamos de corto plazo en el extranjero en moneda local ¢166 millones (unos US$322,000), provenientes de operaciones en colones con entidades multilaterales.

Franco Naranjo, presidente de la Asociación Bancaria Costarricense, señaló que aún es prematuro para predecir un impacto en tasas. Sobre el efecto en el mercado cambiario señaló: “La medida del Banco Central favorece la entrada de la banca de maletín y sustrae recursos a los bancos públicos y privados establecidos en el país; lo cual puede tener un resultado mixto en los flujos de divisas”.

Marco Garro, asesor económico de la Cámara de Bancos, comentó que no se espera que el impacto se transfiera abruptamente; sin embargo, en las tasas para préstamos que publica el Banco Central se ha notado un ligero incremento en los créditos para agricultura, industria, construcción, vivienda y otras actividades en moneda extranjera.