San José. Ocho bancos internacionales han ofrecido sus servicios para colocar los bonos de deuda que el Gobierno de Costa Rica pretende emitir en el extranjero, según informó el miércoles el Ministerio de Hacienda de Costa Rica.

La Asamblea Legislativa autorizó hace semanas al gobierno costarricense para colocar US$4.000 millones en bonos en los mercados internacionales, los cuales deberán ser colocados en un plazo máximo de 10 años y con un tope de US$1.000 millones por año.

El Ministerio de Hacienda detalló que actualmente se encuentra en proceso de preseleccionar a los cinco bancos que podrán hacer una "propuesta técnica" de recaudación de estos dineros, lo cual se resolverá la próxima semana.

El Gobierno costarricense podrá escoger una o dos entidades bancarias que tendrán que trabajar junto a la firma internacional Arnold & Porter LLP, la cual ya fue seleccionada para estructurar la emisión de los bonos.

En el perfil de las entidades bancarias, Costa Rica busca elementos como la participación en emisiones de bonos y administración de pasivos, actividad en el mercado secundario y experiencia del equipo profesional que esté directamente asignado a este proceso de colocación, entre otros.

El viceministro de Hacienda, José Luis Araya, se mostró satisfecho por los tiempos que se establecieron para este proceso por lo que espera que todo esté listo para iniciar la colocación a mediados de noviembre.

"A partir de ese momento la fecha de salida al mercado dependerá, en gran medida, de las condiciones imperantes en las principales plazas financieras del mundo", comentó Araya.

Con estos bonos, Costa Rica pretende reemplazar deuda interna por deuda externa dado que las condiciones actuales del mercado internacional presentan tasas de interés más bajas que las del mercado interno.

De esta forma Costa Rica busca aliviar temporalmente su déficit fiscal que para este año se estima cercano al 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB).