San José. El Banco Central de Costa Rica (BCCR) indicó hoy que no se esperan fuertes impactos en la economía del país, tras conocerse el resultado del referendum en el que Gran Bretaña ha decido dejar la Unión Europea, conocido como "Brexit".

Según indicó el BCCR mediante un comunciado, el Banco de Inglaterra ha señalado que cuenta con planes de contingencia ante escenarios de tensión que el nivel de capital de sus entidades bancarias ha mejorado y que, de manera coordinada con autoridades nacionales e internacionales, procurarán la estabilidad del sistema financiero ante movimientos abruptos en los mercados internacionales.

También citó las medidas de liquidez adicional en euros y en otras divisas, prometidas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, al igual que lo aseguró la Reserva Federal de Estados Unidos.

"En Costa Rica no hay evidencia de reacciones en el mercado financiero. Aún es pronto para identificar y cuantificar efectos de esta decisión sobre nuestra economía, sin embargo, es previsible que las implicaciones directas sean pocas, dada la baja participación relativa del Reino Unido como socio comercial de la nación", indicó el BCCR mediante un comunicado.

De acuerdo con información disponible al primer trimestre de 2016, las exportaciones hacia el Reino Unido representaron el 2,1 por ciento del total exportado por Costa Rica, mientras que las importaciones desde esa región alcanzaron el 0,8 por ciento del total de compras externas. En el caso de los turistas, solamente un 2,3 por ciento del total proviene de las islas britáticas.

"Si bien financieramente Costa Rica está poco integrada a los mercados internacionales, se reconoce que una elevada volatilidad en esos mercados incidiría en el comportamiento de los tipos de cambio y de las tasas de interés en diferentes naciones y áreas económicas y, en esa medida podría tener implicaciones sobre la evolución de los macroprecios costarricenses", añadió el Banco Central.

Sin embargo, la entidad hizo un llamado a la calma, pues indicó que tanto organismos internacionales como bancos centrales de economías avanzadas han señalado su capacidad y disposición de actuar en procura de la estabilidad del sistema financiero internacional.