Costa Rica registró en 2013 el mayor índice de desigualdad de las últimas tres décadas pese a que ha sostenido sus políticas sociales, mientras la economía experimentó un lento crecimiento, afirma un estudio divulgado hoy.

El "XX Informe del Estado de la Nación", elaborado por el Consejo Nacional de Rectores (Conare), indica que "los principales indicadores sociales progresan lentamente" y que Costa Rica presenta un "desempeño negativo en términos distributivos".

"Esto se refleja en el aumento de la desigualdad en el ingreso, el estancamiento de la pobreza y el modesto avance en el cierre de brechas laborales, de género y territoriales", indica el estudio.

Para el año 2013 el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, se ubicó en 0.524, la cifra más alta desde 1987, luego de experimentar un crecimiento sostenido desde el año 2005.

Los datos divulgados por el estudio señalan que en 2013 el 10% de los hogares más pobres vieron reducidos sus ingresos en un 3,4%, mientras los del 10 % de la población más rica crecieron un 3,7%.

El 50% de los hogares con menos ingresos solo acumula el 19% del total del ingreso en el país, mientras que solo el 20% de los hogares más ricos se queda con el 50% del dinero.

Todo esto pese a que destaca que los gobiernos recientes han dado relevancia a la inversión social.

El 2013 fue un año en el que la pobreza se mantuvo estancada en 1 de cada cinco hogares del país y el desempleo fue del 8,5%.

"Los problemas de acceso a empleos de calidad, evidenciados por una alta tasa de desempleo, así como los exiguos niveles educativos que muestran amplios sectores de la población, los condenan a ser pobres e imponen barreras sólidas para que la política social logre reducciones sostenidas en ese flagelo", explica el informe.

Una proyección del estudio indica que si todos los jóvenes concluyeran la secundaria, la pobreza se reduciría a la mitad.

Sobre la economía general del país, el estudio afirma que el 2013 fue otro año de lenta recuperación tras la crisis económica internacional que inició en el 2008, pues el crecimiento económico fue del 3.5%, menor a los tres años anteriores.

Señaló que las finanzas públicas fueron "deficitarias" con un déficit fiscal del 5,4% del Producto Interno Bruto (PIB), una caída del dinamismo exportador y un crecimiento de la deuda, la cual se ubica en un 38% del PIB.

Las tasas de interés se mantuvieron estables y la inflación fue baja (3,7%), pero a pesar de ello, indica el informe, Costa Rica es un país "caro para vivir".

Según datos del Banco Mundial citados por el estudio, vivir en Costa Rica es un 20% más caro que el promedio del resto de países latinoamericanos.

El Informe del Estado de La Nación es publicado cada año por el Conare y recopila una serie de datos sociales, económicos y políticos del país.