Costa Rica solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un crédito por US$132 millones para financiar un programa de "prevención de la violencia y la inclusión social".

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, firmó una declaración de intenciones con la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, para tramitar la solicitud del crédito, que además tendría un aporte del gobierno costarricense por US$55 millones.

Con este crédito, Costa Rica pretende mejorar el sistema de cárceles y crear 2.700 espacios y fortalecer la Academia Nacional de Policía, explicó Chinchilla en el acto oficial en el que firmó la carta con el organismo multilateral.

Además, se invertirá en la prevención de la violencia enfocada en menores de edad que viven en zonas de riesgo social, mediante la construcción de escuelas de música, arte y deporte, centros cívicos para la promoción de la paz, guarderías y sitios para la atención de la violencia de género y la resolución de conflictos.

Moreno declaró en el acto oficial que este es un proyecto que ha venido analizando con Chinchilla desde hace meses y destacó la importancia de prevenir la violencia desde la niñez en América Latina.

El representante del Banco Interamericano de Desarrollo afirmó que los asuntos de seguridad son "muy complejos", por lo que la inversión en la Policía y la Justicia tiene que ir acompañada por inversión social de los países.

Moreno realiza una visita a Costa Rica en el marco de una gira por Centroamérica que inició ayer y terminará el próximo viernes, la cual incluye además a Panamá y Honduras.

Por su parte, el ministro costarricense de Justicia y Paz, Hernando París, explicó que aunque Costa Rica tiene índices de violencia más bajos que sus vecinos centroamericanos, en los últimos años ha experimentado un fuerte crecimiento en diversos indicadores sobre la violencia social y ciudadana.

Por ejemplo, señaló el funcionario que en la actualidad se registra una sobrepoblación carcelaria de 20% y que hace 15 años el índice de homicidios era de cuatro por cada 100.000 habitantes, mientras que para el año 2009 la cifra llegó a 11,6 por la misma cantidad de habitantes.