Washington. Los temores de que los nuevos estándares de banca global afecten el crédito y perjudiquen a la recuperación económica son "exagerados", dijo este domingo el jefe del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

William Dudley, jefe de la sede de la FED encargada de regular a Wall Street, dijo que los nuevos estándares impondrán necesariamente algunos costos reales sobre el sistema bancario, pero que son "manejables".

Con el fin de evitar que se repita la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, los reguladores globales acordaron en septiembre obligar a los bancos a aumentar a más del triple la cantidad de capital de calidad alta que deben mantener en reserva.

"Los bancos tienen muchos modos en los que pueden ajustar sus modelos de negocios para cumplir con los nuevos estándares", dijo Dudley durante una conferencia organizada por el Instituto Internacional de Finanzas.

"Muchos de esos cambios pueden ocurrir sin ningún riesgo de alteración para el flujo de crédito a los hogares y los negocios", sostuvo. Los estándares se están implementando paulatinamente y muchos bancos en el país ya cuentan con grandes colchones de capital, agregó.

Los reguladores esperan que los nuevos estándares obliguen a los bancos a tomar estrategias de negocios menos riesgosas y que aseguren que tengan reservas suficientes para soportar los golpes financieros, evitando la necesidad de rescates con dinero de contribuyentes.

Los bancos arguyen que los nuevos requerimientos podrían reducir la cantidad de dinero que pueden prestar a las firmas, desacelerando el crecimiento económico de Europa y Estados Unidos mientras esas regiones se recuperan de la crisis financiera.

Dudley dijo que en el largo plazo, estándares más estrictos, que implicarían menos exceso en tiempos de expansión, podría llevar a mayor inversión en el tiempo por la posibilidad de una mayor estabilidad económica.

Agregó que de ser necesario los reguladores podrían modificar las reglas sobre la liquidez en tiempos de tensión financiera.