Nueva York. Los inversionistas se han vuelto más pesimistas respecto al panorama de los bonos del gobierno de Estados Unidos, según un sondeo divulgado el martes, en momentos en que el Tesoro se apresta a vender US$66.000 millones en deuda esta semana.

La participación de los inversionistas que dijeron este lunes que estaban "cortos", o que tenían menos deuda del Tesoro que sus referencias de cartera, subió al 23% desde el 6% de la semana anterior, dijo J.P. Morgan Securities en su encuesta realizada el lunes.

Este movimiento marcó el mayor incremento semanal en posiciones cortas desde el 13 de enero de 1997.

De acuerdo al último sondeo de J.P. Morgan, la participación de inversionistas que declararon que estaban "neutrales", o poseían papeles del Tesoro en línea con sus referencias de cartera, cayó al 65% desde el 84% de la semana al 28 de febrero, en el mayor descenso semanal en el rango neutral desde el 30 de enero de 1995.

El movimiento a posiciones cortas desde neutrales se produce mientras el Tesoro se prepara para vender US$32.000 millones en notas nuevas a tres años el martes y US$21.000 millones y US$13.000 millones en reaperturas de bonos a diez y a 30 años este miércoles y jueves, respectivamente.

En su sondeo, J.P. Morgan no correlacionó el cambio en posiciones a las ventas de deuda pendiente ni tampoco dio un eventual motivo para el histórico incremento en las posiciones cortas.

La participación de los inversores que dijeron que estaban "largos" en deuda del Gobierno, o que poseen más bonos del Tesoro de lo que plantea la referencia de su portafolio, subió al 12% desde el 10% de la semana anterior.