Bogotá. La Asociación Bancaria de Colombia proyectó este lunes un crecimiento de 6,3% en la colocación de créditos este año, más del triple que el 2017, por expectativas de dinamización del consumo ante una esperada recuperación económica, bajas tasas de interés y mayor demanda industrial.

Entre enero y noviembre del 2017 la cartera de préstamos aumentó un 1,64% a 436,4 billones de pesos (US$153.030 millones), distante del 6,1% que logró en todo el 2016 y el crecimiento más bajo en los últimos ocho años, de acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera.

El repunte de la cartera en el 2018 estaría sustentado en las modalidades de crédito de consumo, comercial y microcrédito, entre expectativas de que la economía se expanda alrededor de un 2,5%, superior al 1,7% que habría alcanzado el año pasado, según proyecciones de los analistas en un sondeo de Reuters.

"El mayor crecimiento de la actividad productiva previsto en el corto y mediano plazo, en conjunción con unas condiciones monetarias que continuarán su tránsito hacia terreno más expansivo, permitirán materializar una recuperación progresiva y sostenida de la confianza y los canales de inversión", aseguró la Asociación Bancaria de Colombia, Asobancaria, en un informe.

No obstante, el gremio condicionó la recuperación de los préstamos a un eventual deterioro del mercado laboral y de la capacidad adquisitiva, modificaciones normativas que impliquen posibles retrocesos en los avances en la financiación de proyectos viales tras varios escándalos de corrupción.

"Adicionalmente, la reducción de la carga tributaria de las empresas debido a la disminución del impuesto sobre la renta daría un impulso extra al desempeño del sector corporativo", agregó el organismo que agrupa a la banca que opera en el país sudamericano.

No obstante, el gremio condicionó la recuperación de los préstamos a un eventual deterioro del mercado laboral y de la capacidad adquisitiva, modificaciones normativas que impliquen posibles retrocesos en los avances en la financiación de proyectos viales tras varios escándalos de corrupción, una recuperación menor de la demanda interna y de la confianza empresarial.