Pekín. El crecimiento económico de China en el primer trimestre probablemente se aceleró a su ritmo trimestral más rápido desde el comienzo de la crisis financiera mundial, debido principalmente a un bajo efecto comparativo, aunque la continuada recuperación aumenta las posibilidades de que Pekín dé más pasos para reducir parte del impulso.

Los economistas creen que el rápido y continuo crecimiento de China podría llevar en breve al banco central a subir los tipos de interés por primera vez en más de dos años con el fin de combatir las crecientes presiones inflacionarias.

La posibilidad de que se produzcan burbujas de precios de activos y el retorno de los flujos de entrada de inversión y comercio sugieren que quizá también se acerca el momento de que Pekín renuncie a la vinculación de facto del yuan al dólar estadounidense, que el gobierno mantiene desde julio de 2008.

Se prevé que el Producto Interior Bruto en China haya crecido 11,5% en el trimestre cerrado el 31 de marzo respecto al periodo equivalente del año anterior, según los 13 economistas consultados por Dow Jones Newswires.

La economía del país creció sólo 6,1% en el primer trimestre de 2009, su menor expansión trimestral en casi dos décadas y su peor evolución desde el inicio de la crisis financiera.

La Oficina Nacional de Estadística publicará el dato de PIB del primer trimestre, junto con el de inflación y otros datos macro de marzo el jueves.

El IPC, principal dato de inflación en China, probablemente creció 2,6% interanual en marzo, frente a 2,7% de incremento de febrero, según los economistas consultados.