La economía de Estados Unidos probablemente creció a su ritmo más lento en casi dos años en el cuarto trimestre del 2012, con las empresas añadiendo pocas existencias a sus almacenes y una caída en el gasto público, fijando un comienzo difícil para el 2013.

El Producto Interno Bruto (PIB) probablemente se expandió a una tasa del 1,1% anual, frenando bruscamente desde un 3,1% en el tercer trimestre, según un sondeo de Reuters a un grupo de economistas.

Eso marcaría el ritmo de crecimiento más débil desde el primer trimestre del 2011 e indicaría que la economía entró al nuevo año con poco impulso.

Sin embargo, un esperado repunte en el gasto del consumidor y un rebote de la inversión empresarial debería ofrecer buenas posibilidades a la recuperación aún en momentos en que Washington se aprieta el cinturón.

"El hecho de que el PIB podría llegar estar sobre un 1 por ciento es bastante respetable dados todos los vientos en contra y los desafíos que enfrentó la economía en los últimos tres meses del año", dijo Ryan Sweet, economista de Moody Analytics en West Chester, Pensilvania.

El Departamento de Comercio dará a conocer su estimación avanzada del PIB en el cuarto trimestre a las 8.30 hora EST (1330 GMT).